PUBLICIDAD

Salud al día
Impétigo
Se llama impétigo vulgar o contagioso a una infección de la piel producida por bacterias, que afecta principalmente a niños pequeños. No es grave, pero es muy contagioso, por lo que debe ser tratado cuanto antes.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Causas del impétigo

Las causas del impétigo se deben a dos tipos de bacterias que casi siempre infectan al mismo tiempo:

  • Estafilococo dorado (S. aureus): es una bacteria que invade la piel de personas sanas prácticamente siempre. No supone ningún problema habitualmente, pero en los niños pequeños el sistema inmune o la piel no son lo suficientemente maduros y es más fácil que consiga crear infección.
  • Estreptococo piogénico (S. pyogenes): no se puede encontrar esta bacteria en personas sanas, sólo aparece cuando causa infección, y muchas de estas infecciones son muy graves. Sin embargo, el que esta bacteria esté presente en el impétigo no significa que la enfermedad sea más grave.

Estas bacterias están multiplicándose continuamente en nuestra piel, pero sólo cuando detectan una debilidad de nuestras barreras defensivas deciden atacar conjuntamente. La infección del impétigo es superficial, destruye la capa de queratina formando costras. En principio no provoca malestar porque las bacterias no pasan a la sangre al tratarse de una infección superficial, pero esto no es del todo positivo, ya que el sistema inmune tampoco puede llegar hasta el foco de la infección y es necesario tratarlo con antibióticos.

Hay varios factores que facilitan la aparición del impétigo:

  • Lesiones en la piel: picaduras de insectos, heridas superficiales, mordeduras, etcétera. El impétigo también puede suceder en pieles sanas y sin roturas.
  • Contacto con personas infectadas: es una enfermedad altamente contagiosa.
  • Falta de higiene personal: a pesar de ello el impétigo se presenta con más frecuencia en personas con buenos hábitos higiénicos.
  • Uso de jabones no adecuados: hay jabones y cremas que no respetan el pH de la piel y alteran la flora bacteriana habitual de la superficie corporal.
  • Asistencia a guarderías o colegios: cuando los niños pequeños comienzan a ir a la guardería por primera vez es normal que puedan contagiarse a través de otros niños.
  • Otras infecciones al mismo tiempo: cuando una persona está afectada por, un catarro o una gastroenteritis, por ejemplo, su sistema inmune está debilitado y es más fácil que adquiera impétigo.
  • Enfermedades crónicas: en los adultos la enfermedad que más influye en la aparición del impétigo es la diabetes mellitus. En los niños pequeños tiene más importancia la dermatitis atópica, que debilita la piel de la cara.
  • Contacto con animales infectados: poco frecuente, es más típico en zonas rurales de Centroamérica y el sur de México.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Juan Carlos Galofré

El Dr. Juan Carlos Galofré es el coordinador del área de conocimiento del tiroides de la SEEN.

Dr. Juan Carlos Galofré

Experto en tiroides y especialista en endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra
“Hay cierta predisposición genética tanto al hiper como al hipotiroidismo; probablemente la alteración sea de origen autoinmune, y puede interactuar con factores ambientales, no del todo bien conocidos –estrés, el tipo de alimentación, un embarazo, u otros– que son los que disparan la disfunción tiroidea”

Salud en cifras

1.400
personas mueren cada año en España a causa de un atragantamiento
Fuente: 'Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES)'

PUBLICIDAD