Leishmaniasis
Escrito por Dr. Nelson Caballero, colaborador de la Asociación Fontilles y coordinador médico de la Asociación para el Desarrollo de los pueblos (ADP)
La OMS estima que cerca de tres millones de personas alrededor del mundo padecen esta enfermedad infecciosa. Conoce a fondo las consecuencias y el tratamiento de la leishmaniasis gracias al Dr. Nelson Caballero.

Cómo se transmite la leishmaniasis

La leishmaniasis se transmite al ser humano a través de la picadura del vector, en este caso el flebótomo hembra infectante, el cual previamente ha ingerido sangre de un reservorio infectado con los parásitos.

Los flebótomos hembras requieren sangre para poder reproducirse. Por ello, después de alimentarse del reservorio infectado, los parásitos ingeridos junto a la sangre se multiplican en pocos días en su intestino para, posteriormente, migrar hacia la proboscis o trompa del insecto para ser inoculados con la picadura.

Una vez que estos microorganismos son introducidos por el insecto en la piel de una persona sana, inmediatamente son captados por los macrófagos (unas células del sistema inmunitario), y se multiplican en el interior de estas células hasta que las destruyen, y entonces salen a colonizar a nuevos macrófagos.

La infección entre personas también se puede dar a partir de parásitos que el vector ha tomado de otro hospedero humano, que es lo que se conoce como ciclo antroponótico; sin embargo, este tipo de transmisión es poco frecuente, al igual que los casos reportados por transfusión sanguínea, transplante de órganos y contacto sexual.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 26/01/2012

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Mª Aurelia Mena

Experta en parálisis cerebral

“La parálisis cerebral no es una enfermedad, sino que es un conjunto de síntomas que incluye múltiples formas patológicas que pueden no manifestarse en los primeros meses de vida”

 

50% de varones entre 40 y 70 años sufre disfunción eréctil

Y el 80% de ellos no recibe ningún tipo de tratamiento. Los expertos aconsejan seguir manteniendo relaciones sexuales con regularidad después de los 60 años por sus beneficios tanto físicos como psicológicos.

Fuente: 'Boston Medical Group'

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD