VPH (virus del papiloma humano)
Escrito por Marta Talise, licenciada en medicina y análisis clínico
La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más prevalente en el mundo. Conoce los problemas de salud que puede provocar, y la mejor forma de prevenirlos y tratarlos.

Preguntas frecuentes sobre la vacuna contra el VPH

Resolvemos tus dudas acerca de las preguntas frecuentes sobre la vacuna contra el VPH:

Todos los virus del papiloma tienen una cubierta o "cápside" formada por proteínas, entre ellas se encuentra la proteína L1. Estas proteínas se producen por técnicas de biotecnología o tecnología de ADN recombinante, siendo elaboradas por una levadura que ha recibido un gen (ADN) que le permite sintetizarla. Ambos tipos de vacuna contienen la proteína L1, la cual tiene poder antigénico, lo que significa que es capaz de inducir una respuesta inmunológica de protección frente al virus mediante la producción de anticuerpos. La vacuna contiene también un "adyuvante", un compuesto que contiene aluminio, para estimular mejor la respuesta del sistema inmune.

¿Cuánto tiempo protegen las vacunas contra el VPH?

Los científicos aun están trabajando para determinar cuánto tiempo se mantiene la protección frente al papilomavirus. Los primeros resultados sugieren que podría ser de más de cuatro años, pero no existen datos suficientes para afirmar que podría durar toda la vida. Es por ello que se están llevando a cabo estudios para conocer si serán necesarias dosis de refuerzo.

¿Es efectiva la vacuna en personas ya infectadas con papilomavirus?

Estudios recientes realizados con las vacunas Cervarix y Gardasil en mujeres infectadas han demostrado que la aplicación de la misma no fue efectiva para tratar las lesiones ya instaladas causadas por el virus. Sin embargo, podrían obtener un beneficio de protección inmune residual frente a los otros serotipos de virus incluidos en las vacunas.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la vacuna contra el VPH?

En los estudios, los efectos secundarios más frecuentes observados en más de un paciente de cada diez han sido fiebre y reacciones en la zona donde se ha aplicado la inyección, como enrojecimiento, dolor e hinchazón. Otros efectos secundarios reportados con menos frecuencia son: pérdida de la conciencia, mareos, náuseas y dolor de cabeza.

Las vacunas no deben usarse en personas que sean hipersensibles o alérgicas al principio activo o a cualquiera de los demás componentes del medicamento. Si un paciente muestra signos de alergia tras una dosis de la vacuna, no debe recibir más dosis. La vacunación también deberá posponerse en las personas enfermas con fiebre alta.

¿Qué estudios se han realizado sobre las vacunas?

Los efectos de Gardasil y Cervarix se comprobaron primero en modelos experimentales antes de estudiarse en seres humanos. En los principales estudios realizados participaron más de 20.000 mujeres con edades comprendidas entre los 16 y lo 26 años, comparándose con un placebo (vacuna ficticia que no induce respuesta inmune). En los estudios se incluyeron mujeres que presentaban verrugas genitales, lesiones genitales, o crecimiento anómalo de células en relación con la infección por el papilomavirus.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 15/07/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Ana Echarri

Experta en enfermedad inflamatoria intestinal

“El desarrollo de fármacos biológicos ha disminuido los ingresos hospitalarios y las necesidades de cirugía, incrementando la calidad de vida de los pacientes con EII”

 

200 millones de niños en edad escolar tienen sobrepeso

La nutrición personalizada basada en test que determinen la susceptibilidad genética a la obesidad puede ayudar a prevenir el sobrepeso y las enfermedades asociadas.

Fuente: 'Workshop Internacional Nutrición y Genética'

 

PUBLICIDAD