PUBLICIDAD

Vacunas durante el embarazo
Durante la gestación es importante prevenir enfermedades que pueden ser perjudiciales, tanto para la madre como para el bebé. Te decimos qué vacunas son compatibles con el embarazo y cuáles están contraindicadas.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Vacunas contraindicadas en el embarazo

Es normal que durante el período de gestación te surjan muchas dudas respecto a los medicamentos que puedes tomas y las vacunas que te pueden administrar, o no. En el caso de las vacunas, hay que tener en cuenta que ciertas enfermedades pueden ser perjudiciales tanto para la madre como para el bebé y que, por tanto, es importante poner los medios para prevenirlas.

Por ello, si en tus planes está quedarte embarazada, lo primero que debes hacer es visitar a tu ginecólogo para que compruebe si estás al día en tu calendario vacunal, y te oriente y te recomiende las vacunas que debes ponerte antes de quedarte en estado.

Si, por el contrario, ya estás embarazada, no te preocupes. Hay vacunas que son compatibles con el embarazo y que no suponen riesgos ni para la madre ni para el feto, pero no olvides que siempre debes consultar a tu ginecólogo sobre qué hacer en cada caso. Él, mejor que nadie, te orientará sobre lo que es beneficioso para preservar tu salud y la de tu bebé.

¿De qué no puedes vacunarte durante el embarazo?

Las vacunas son medicamentos que protegen a nuestro organismo frente a futuros procesos infecciosos. Existen varios tipos de vacunas, de las cuales están contraindicadas durante el periodo de gestación aquellas que contienen virus activos en su composición, por los posibles daños que puedan causarle al embrión. Estas son:

Si te han administrado alguna de estas vacunas es conveniente que esperes al menos un mes antes de quedarte embarazada. En condiciones especiales, como cuando la gestante debe viajar a lugares donde la enfermedad es endémica sin que sea posible evitarlo, el médico ha de valorar si el riesgo de contraer la infección es superior al de recibir la vacuna; es el caso de la profilaxis contra la fiebre amarilla, la encefalitis japonesa, o la encefalitis centroeuropea, por ejemplo. Tras el parto no hay inconveniente en ponértelas, ya que no contraindican la lactancia, aunque siempre has de consultar previamente.

Actualizado: 15 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD