Hallan un compuesto eficaz contra infecciones por diversos coronavirus

Identifican un compuesto capaz de inhibir tanto el coronavirus SARS-CoV-2, como el virus del resfriado común, y que se podría usar para desarrollar tratamientos antivirales eficaces contra un gran número de patógenos diferentes.
Escrito por: Eva Salabert

15/12/2022

Hombre joven enfermo por coronavirus sonándose la nariz con un pañuelo

Existe una gran cantidad de coronavirus que provocan enfermedades infecciosas, desde el SARS-CoV-2 y sus variantes, responsable del COVID-19, hasta los que causan el resfriado común, y un grupo de científicos del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad de British Columbia (UBC) en Vancouver (Canadá) ha identificado un compuesto capaz de frenar las infecciones originadas por una variedad de coronavirus, incluidos los mencionados, y que se podría utilizar para desarrollar tratamientos antivirales contra muchos patógenos diferentes, según los resultados publicados en Molecular Biomedicine.

PUBLICIDAD

“Más allá de COVID-19, hay muchos tipos diferentes de coronavirus que pueden causar enfermedades graves y, a veces, fatales, y es probable que surjan aún más en el futuro”, ha afirmado el Dr. Yossef Av-Gay, profesor de enfermedades infecciosas en la facultad de medicina de UBC y el autor principal del estudio. “Estamos trabajando en tratamientos que puedan ser ampliamente efectivos contra todos los tipos de coronavirus para que podamos responder no solo a los desafíos de salud actuales, sino también a las futuras amenazas pandémicas. Identificar este compuesto y la vía por la cual funciona para detener los virus es un paso importante en esa dirección”.

Una terapia que impide que los coronavirus se repliquen en el organismo

En opinión de los investigadores la gran eficacia del compuesto se debe a su particular forma de actuación ya que, en vez de dirigirse al virus en sí, se dirige a un proceso celular humano que utilizan los coronavirus para replicarse. Para reproducirse, los virus dependen de las vías de síntesis de proteínas en las células huésped para crear copias de sí mismos; en el caso de los coronavirus, utilizan una enzima humana llamada GSK3 beta que se encuentra en todas las células humanas.

“Trabajamos en tratamientos que puedan ser ampliamente efectivos contra todos los tipos de coronavirus para responder a los desafíos de salud actuales y a las futuras amenazas pandémicas”

“Descubrimos que los coronavirus secuestran esta enzima humana y la usan para editar la proteína que contiene su material genético”, ha explicado el Dr. Tirosh Shapira, becario postdoctoral en la facultad de medicina de la UBC y primer autor del estudio. “Este compuesto bloquea GSK3 beta, lo que a su vez impide que el virus se reproduzca y madure sus proteínas”. “Al apuntar a esta vía celular, en lugar del virus en sí, vemos una amplia actividad contra múltiples patógenos. También estamos actuando en una vía que hasta ahora es inmune a los cambios entre variantes y diferentes coronavirus”, añade el Dr. Shapira.

PUBLICIDAD

El compuesto que han identificado estos científicos forma parte de una familia más amplia de fármacos experimentales que se conocen como inhibidores de GSK3., que llevan siendo estudiados desde finales de la década de 1990, por su potencial como tratamientos para diversas enfermedades, como la diabetes, el alzhéimer y el cáncer.

El objetivo de los investigadores era buscar un compuesto que proporcionara una protección de amplio espectro y para ello analizaron una biblioteca con casi 100 inhibidores de GSK3 conocidos, que se probaron en modelos de células y tejidos infectados con SARS-CoV-2 y el virus del resfriado común. Encontraron así numerosos inhibidores de GSK3 que mostraron un elevado nivel de efectividad contra los coronavirus y baja toxicidad para las células humanas. El compuesto principal, identificado como T-1686568, inhibía tanto el SARS-CoV-2 como el virus del resfriado común.

PUBLICIDAD

“Si bien estos son los primeros días, es alentador ver amplios niveles de efectividad en los modelos de tejidos”, señala el Dr. Shapira. “Debido a que estos compuestos requieren muchos años de pruebas y aprobación regulatoria antes de que puedan potencialmente llegar a los pacientes, debemos pensar en aplicaciones a largo plazo y cómo esto podría aplicarse ampliamente a futuros virus y variantes”. “No solo estamos luchando contra el SARS-CoV-2, estamos mirando hacia el futuro”. “Estamos enfocados en identificar tratamientos preparados para el futuro para variantes y virus que surjan en el camino y dependan de los mismos mecanismos celulares para crecer e infectar”, concluye el Dr. Shapira.

Actualizado: 16 de diciembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD