PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Gammagrafía
Gracias a la administración de un radiofármaco, con capacidad de acoplarse a células y proteínas específicas, esta prueba de imagen permite estudiar varios órganos en busca de posibles enfermedades.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Qué es una gammagrafía

Gammagrafía, qué es

La gammagrafía es una prueba de imagen –parecida a las radiografías, tomografía computarizada, resonancia magnética…–, que resulta de gran ayuda para diagnosticar ciertas enfermedades, principalmente algunas patologías del aparato endocrinológico, óseo, respiratorio y renal, aunque se puede utilizar casi en cualquier órgano del cuerpo humano.

La interpretación de la prueba depende mucho del órgano que queramos estudiar y también de la sospecha diagnóstica que tengamos en mente. La prueba puede servir para detectar tumores, asegurarnos del buen funcionamiento de una glándula, identificar fallos de perfusión sanguínea, comprobar la existencia de infecciones activas, etcétera.

Para su realización es necesaria la administración de un radiofármaco que señala las partes afectadas de los órganos que queremos estudiar. Un radiofármaco consiste en una molécula con capacidad de acoplarse a células y proteínas específicas. Las células pueden ser inflamatorias (señalan infección o procesos inmunológicos), cancerosas (detectan tumores), sanguíneas (dibujan el riego sanguíneo) o de cualquier otro tipo. Cada radiofármaco por lo tanto tiene un papel concreto y es diferente para cada órgano y sospecha diagnóstica.

Esa molécula está adherida a un isótopo radioactivo que emite energía detectable mediante cámaras sensibles a la radiación. Por ello, es una técnica que conlleva una preparación previa y un cuidado posterior algo engorrosos, eso hace que no se realice de forma urgente, pero sí que se utiliza en pacientes ingresados o como estudio ambulatorio.

A pesar de que parece una práctica muy innovadora, la gammagrafía es una de las primeras técnicas de imagen que se han utilizado en la medicina. Así que la experiencia en su interpretación es amplia y hay un gran número de estudios sobre su seguridad. Es normal que las palabras ‘radioactividad’ o ‘isótopo’ hagan pensar que es una prueba peligrosa, sin embargo, la radiación es una fuente natural de energía y cada día estamos expuestos a energía radioactiva que proviene de las rocas y el suelo, principalmente. La dosis de radioactividad se ha conseguido disminuir mucho los últimos años y a día de hoy los beneficios de realizarse esta prueba superan a los riesgos.

Actualizado: 19 de Septiembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD