PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Laparoscopia
La laparoscopia es una técnica exploratoria o diagnóstica que también se emplea para realizar intervenciones quirúrgicas a través de pequeñas incisiones, lo que permite que el paciente se recupere antes y mejor.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Resultados de la laparoscopia

Los resultados de la laparoscopia suelen ser muy buenos, ya que la recuperación de este tipo de intervenciones es mucho más rápida, indolora y agradecida que cuando se opera el abdomen abriéndolo con una incisión amplia directamente.

Cuando despiertes de la anestesia estarás somnoliento y puedes tener náuseas. A las pocas horas dejarás de sentirte así y podrás recuperar tu vida normal en muy pocos días. Es también probable que las incisiones del abdomen duelan, sobre todo al hacer esfuerzos como toser, por lo que es recomendable tomar los analgésicos que te indique el médico.

Es habitual que el abdomen esté ligeramente dilatado porque siempre queda algo de gas dentro después de la laparoscopia. Puede presionar a la vejiga, con lo que aumentan las ganas de orinar, y también puede presionar al hígado o al diafragma, provocando dolor en los hombros. Si se han operado los intestinos se suele recomendar ayuno durante un tiempo variable hasta que vuelvan a funcionar correctamente.

En caso de tratarse de una laparoscopia diagnóstica el médico podrá comunicarte su resultado poco tiempo después de haberla realizado, a no ser que haya que esperar al análisis de muestras biológicas como biopsias.

A los pocos días de la intervención te citarán en el hospital o en el ambulatorio para comprobar que las incisiones del abdomen cicatrizan correctamente.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD