Cáncer de hígado
El cáncer de hígado es un tumor de elevada prevalencia y de mal pronóstico. Es el quinto más frecuente y la cuarta causa de muerte por cáncer. La cirrosis hepática subyace en la mayoría de los casos.

Diagnóstico del cáncer de hígado

Actualizado: 21 de septiembre de 2017

La sospecha de cáncer de hígado debe establecerse en pacientes con enfermedad hepática subyacente o una elevación en la sangre de una sustancia denominada la alfa-feto proteína (AFP). En este caso se realizan pruebas de imagen y posterior confirmación histológica mediante toma de una muestra para estudio anatomopatológico (examen al microscopio de las alteraciones celulares contenidas en una biopsia).

El marcador tumoral serológico (tumoral) más importante es la AFP que se eleva en la sangre hasta en un 50% de los casos (en nuestro entorno). Sin embargo, se pueden observar elevaciones en hepatitis crónica o cirrosis sin tumor asociado. Se considera diagnóstica de cáncer hepático (sin necesidad de hacer biopsia) cifras por encima de 400 ng/ml con una prueba de imagen compatible.

La ecografía abdominal es la prueba de imagen mejor y más sencilla para diagnosticar el cáncer hepático, pero para valorar la extensión local del tumor, el número y tamaño de las lesiones se puede emplear la TAC (tomografía axial computarizada), la RNM (resonancia nuclear magnética) o la PET (tomografía por emisión de positrones).

La mayor parte de los cánceres de hígado asientan sobre hígados cirróticos por lo que el pronóstico de estos pacientes no sólo depende del tumor en sí, sino de la función hepática. Se han definido varias escalas pronósticas que integran características de la estadificación (tamaño del tumor, número de ganglios afectados, etcétera) y parámetros de cómo funciona el hígado. La clasificación más utilizada para evaluar la función del hígado en pacientes con cirrosis es la clasificación de CHILD-PUGH, que además nos da un pronóstico de la enfermedad. (funcional y pronóstica) Hay otras clasificaciones que nos dan una idea del pronóstico del paciente según la extensión del tumor y la función del hígado como son la de Okuda, CLIP, BCLC, etcétera.

La clasificación de Child-Pugh es la siguiente:

 1 punto2 punto3 punto
AscitisAusenteLeveModerada
EncefalopatíaNoGrado 1/2Grado 3/4
Albúmina>3,52,8 - 3,5<2,8
Bilirrubina>202/03/12>3
INR<1,71,8 - 2,3>2,3

Con estos datos se obtiene una puntuación con la que se estima la supervivencia aproximada de los pacientes con cirrosis:

  • Chid-Pugh A: 5-6 puntos; supervivencia a los 2 años: 85%
  • Child-Pugh B: 7-9; supervivencia a los 2 años: 60%
  • Child-Pugh C: 10-15 puntos; supervivencia a los 2 años: 35%

En cuanto a la estadificación (extensión de la enfermedad), la clasificación más utilizada es la de la TNM (T de tumor, N de ganglios, nodes en inglés y M de metástasis) de la AJCC (American Joint Committee on Cancer) de 2010, la cual es fundamentalmente quirúrgica, y engloba los principales factores pronósticos conocidos (T,N,M) así como la invasión vascular alrededor del tumor:

  • Tx: El tumor no puede ser medido.
  • T0: No hay evidencia del cáncer primario en el hígado, solo se ven ganglios o metástasis.
  • T1: Tumor solitario sin infiltración vascular.
  • T2: Tumor solitario con infiltración vascular o varios tumores (ninguna superior a 5 cm).
  • T3a: Múltiples tumores con uno de ellos mayor de 5 cm.
  • T3b: Tumor único o múltiple de cualquier tamaño que invadan la vena porta o la hepática.
  • T4: Afectación directa de estructuras vecinas (excluyendo la vesícula biliar) o que haya perforación peritoneal.
  • Nx: La afectación ganglionar no puede ser medida.
  • N0: No hay ganglios afectados.
  • N1: Metástasis en ganglios regionales.
  • M0: No hay metástasis a distancia.
  • M1: Si hay metástasis a distancia.

Con todos estos datos se puede conocer el estadio o extensión de la enfermedad y se estima la supervivencia a los cinco años:

EstadíoSupervivencia a 5 años
IT1N0M055%
IIT2N0M037%
IIIaT3aN0M016%
IIIbT3bN0M016%
IIIcT4N0M016%
IVaCualquier TN1M0 
IVbCualquier TCualquier NM1 

También se tienen en cuenta otros factores como el grado histológico y el grado de fibrosis hepática (escala de Ishak) ya que son factores pronósticos importantes.

Creado: 7 de junio de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD