El diagnóstico de los tumores endocrinos de páncreas se basará en la determinación en sangre de la sustancia o sustancias que produzcan en niveles patológicos, o en la medición de la sustancia que producen las hormonas que se encuentran alteradas.

Algunos tumores endocrinos de páncreas segregan sustancias como la cromogranina A que se pueden medir en sangre y ayudan al diagnóstico.

En el caso del insulinoma, se miden los niveles de glucemia y los niveles de insulina en la sangre en ciertos intervalos de tiempo y cuando aparece una hipoglucemia.

También se pueden medir ciertas sustancias que son precursoras de la insulina como el pétido C o la proinsulina. Esta determinación permite diferenciar las hipoglucemias producidas por un insulinoma de las producidas por la administración subrepticia de insulina.

Otros tumores como el glucagonoma, gastrinoma, etcétera, se pueden sospechar si se encuentran niveles elevados en sangre de glucagón, gastrina u otras hormonas.

Para comprobar la localización del tumor es imprescindible realizar alguna prueba de imagen, como una ecografía, una resonancia abdominal o una TAC. La gammagrafía sigue siendo la prueba más útil en el diagnóstico de algunos de ellos, en algún caso con octreótide (octreoscan). En los últimos años el PET-TAC permite una definición mejor de estos tumores por su actividad metabólica.

Creado: 14 de marzo de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD