El diagnóstico de sospecha de sarna o escabiosis lo puede realizar un médico con la exploración física y la consulta médica habitual. La sospecha de sarna surge cuando una persona dice que siente un picor muy intenso, sobre todo si es compartido por otras personas de su entorno. La visión de las lesiones características de la piel también ayuda a identificar la sarna como causa de sus problemas.

De todas formas, es obligado detectar el ácaro en la piel. Para ello se toman muestras de las lesiones de la piel y se visualizan al microscopio en el laboratorio. Si se observan huevos, heces, o al propio parásito, se puede confirmar el diagnóstico de sarna. Las muestras de la piel en la sarna se pueden tomar de tres formas:

  • Raspado cutáneo: con una cuchilla sin filo se puede raspar la capa superficial de la piel para liberar al parásito del interior.
  • Biopsia superficial: se utiliza con más frecuencia porque ayuda a diagnosticar otras enfermedades si la sarna no es el diagnóstico final. Se debe realizar con anestesia local y a veces es necesario dar un punto de sutura.
  • Aceite de Müller: consiste en abrir el surco que ha formado el ácaro con una aguja fina, después se aplica el aceite para que el interior salga a la superficie y se pueda recoger fácilmente.

Creado: 16 de enero de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD