PUBLICIDAD

La uretritis consiste en una inflamación de la uretra, que es el conducto encargado de transportar la orina desde la vejiga hacia el exterior. Desde un punto de vista médico, la uretritis se define como un síndrome caracterizado por una secreción uretral mucopurulenta o purulenta (pus) o disuria (dolor o escozor al orinar), aunque en ocasiones puede no producir ningún síntoma. Habitualmente (no siempre) es transmitida por contacto sexual.

Como curiosidad histórica se conocía como la 'gota del legionario' o 'gota militar', por un mayor número de casos en este grupo de población. También se ha denominado gonococia o blenorragia, para aquellas uretritis producidas por gonococo.

La cervicitis es el equivalente de la uretritis en las mujeres, y se caracteriza por una inflamación y secreción de la mucosa del cérvix uterino.

La uretritis infecciosa está causada típicamente por gérmenes de transmisión sexual, por ello la mayoría de los casos se observan en pacientes jóvenes sexualmente activos. Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis son los microorganismos que más frecuentemente causan uretritis. Dado que Neisseria gonorrohoeae se visualiza fácilmente en la tinción de Gram, que es el método diagnóstico que se utiliza inicialmente para evaluar la secreción uretral, la uretritis se ha clasificado tradicionalmente en uretritis gonocócica (UG) y uretritis no gonocócica (UNG).

Se estima una prevalencia aproximada y no exacta, ya que muchos casos no son consultados o declarados, pero las cifras que se manejan son aproximadamente de un 50% para cada tipo de uretritis. Su incidencia descendió en los años 80, pero existe un repunte de casos en los últimos años resistentes a penicilinas, seguramente debido a la transmisión por personas asintomáticas y desconocedoras de la enfermedad. Actualmente se habla de 5 casos por 100.000 habitantes y año, siendo mayor entre los 20 y los 40 años de edad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD