Técnica MACS de reproducción asistida
La técnica MACS permite seleccionar los mejores espermatozoides para aumentar el éxito de las técnicas de reproducción asistida. Te contamos en qué consiste y cómo puede ayudar a que algunas parejas logren el embarazo.

Técnica MACS, cómo se realiza y cuándo está indicada

Actualizado: 27 de mayo de 2020

El MACS o columnas de anexina V es una técnica de reproducción asistida que permite seleccionar los mejores espermatozoides para destinarlos a los tratamientos de reproducción asistida. Está indicada en varones sin una causa evidente de infertilidad y cuando se sospecha que el origen de su esterilidad puede estar en un elevado número de espermatozoides a punto de morir, que no pueden fecundar el óvulo.

La técnica MACS (Magnetic Activated Cell Sorting, por sus siglas en inglés, o técnica de clasificación de células magnéticamente marcadas) es una técnica de selección de células que tiene más de 25 años y que se emplea en otros campos como la oncología para, por ejemplo, aislar células madre, y que en la reproducción asistida se aplica a muestras de semen eyaculado.

“Permite seleccionar los mejores espermatozoides de una muestra y eliminar aquellos que han entrado en fase de apoptosis, que es la muerte celular programada”, nos explica el doctor Luis González, director técnico de las clínicas EVA Labs. El objetivo del MACS es separar los espermatozoides sanos con el fin de usarlos para fecundar un óvulo con técnicas de reproducción asistida. Con esta técnica, según nos explica el doctor Luis González, “la tasa de gestación se mejora entre un 10% y un 15%”.

¿Qué es la apoptosis del espermatozoide?

La apoptosis es un tipo de muerte que sufren las células de nuestro cuerpo provocada por procesos moleculares. Es un método que utiliza nuestro organismo para depurar las células que son innecesarias o tienen alguna alteración, para que no entorpezcan el trabajo de las sanas. Los espermatozoides que han entrado en este proceso de apoptosis tienen la fecha de caducidad muy cercana. Es posible que puedan fecundar un óvulo, pero que cuando empiece la división celular para formar un embrión, esta no se produzca de forma correcta y la gestación se malogre. “Los espermatozoides en apoptosis no van a poder fecundar, ni se puede obtener de ellos un embrión viable”, nos comenta el doctor Alberto Pacheco, director de laboratorio de Andrología y Banco de Semen en IVI Madrid.

Técnica MACS de selección espermática

“Entre el 5 y el 10% de la esterilidad masculina se debe a la fragmentación del ADN en los espermatozoides que puede estar provocada en algunos casos por la apoptosis de los mismos”, nos explica el Dr. Pacheco. La infertilidad causada por esa fragmentación de la cadena de ADN en los espermatozoides “está aumentando no solo por las condiciones socio-ambientales, sino por la fiabilidad de las nuevas técnicas de detección empleadas”, apunta la doctora Susana Cortés Gallego, directora de Laboratorios de la Clínica Tambre.

Identificar y aislar los espermatozoides en apoptosis

Estos espermatozoides en apoptosis no se pueden identificar por métodos convencionales de selección espermática, ya que su aspecto no difiere de uno sano. No se detectan en el espermiograma o seminograma, que estudia entre otros parámetros la concentración, movilidad, morfología y vitalidad de los espermatozoides.

Técnica MACS de selección espermática

Los que se hallan en apoptosis, como mucho, pueden presentar una movilidad menor, pero poco más. Pero sí que tienen dos características que les diferencian de los espermatozoides sanos: su ADN está fragmentado y además en su membrana exterior presentan una molécula, la fosfatidilserina. Esta última peculiaridad es de la que se aprovecha la ciencia con la técnica MACS para aislar los espermatozoides que ya han entrado en fase de muerte celular.

Cómo se realiza la técnica MACS

Para identificar los espermatozoides que se encuentran en apoptosis y poderlos eliminar, los científicos se aprovechan de una de las características que muestran: la presencia de la molécula fosfatidilserina en su capa externa. “Cuando el espermatozoide entra en apoptosis, la fosfatidilserina, que se encuentra en su cara interna, se externaliza”, nos explica el doctor Alberto Pacheco. Para localizarlos, “usamos un compuesto, la anexina V, que reconoce esa fosfatidilserina”, añade el experto de IVI Madrid. El proceso es el siguiente:

  1. A la anexina V se le adhieren unas microesferas de metal.
  2. A continuación, este compuesto se incorpora a la muestra de semen.
  3. El siguiente paso consiste en pasar el semen eyaculado con la anexina V por una columna que está rodeada de un imán. “De esta forma, los espermatozoides apoptópicos que se han unido por afinidad a la anexina V y que llevan esas bolitas de metal se quedan pegados a las paredes de la columna”, describe el doctor Pacheco.
  4. “El resto de espermatozoides, que son los que no presentan apoptosis, se recogen y son los que usaremos para fecundar el óvulo”, afirma el doctor Luis González, embriólogo de Clínicas Eva.
  5. Una vez seleccionados los espermatozoides, estos se emplean en algún tratamiento de fertilización in vitro. Si la calidad inicial de la muestra de semen es buena se puede realizar “una inseminación intrauterina en individuos normozoospérmicos [con espermatozoides sin alteraciones], o una FIV convencional”, nos explica el doctor Pacheco. “Si las alteraciones seminales son severas, entonces se realiza una microinyección intracitoplasmática o ICSI”, añade.
Infografía: Técnica MACS de selección espermática, pros y contras

En qué parejas está indicada la técnica MACS

Como ya hemos comentado la infertilidad masculina se da a menudo en varones con un seminograma normal –en el que se estudian, entre otros factores, la motilidad del espermatozoide, su concentración o una evaluación de su morfología–, “pero que presentan alteraciones en la funcionalidad de los espermatozoides, como la fragmentación de cadena sencilla o doble del ADN”, nos comenta la doctora Susana Cortés Gallego.

Técnica MACS de selección espermática: consulta médica

Por eso, la técnica MACS está recomendada cuando se sospecha que puede darse esa circunstancia:

  • Cuando el seminograma del varón da alguna alteración, como una baja movilidad. “Es un candidato a un estudio de fragmentación de ADN. Esa baja movilidad nos da una pista, pero no la causa”, puntualiza el doctor Pacheco.
  • En pacientes con problemas de infertilidad masculina graves o de origen desconocido.
  • Cuando la pareja ha pasado por varios ciclos de fecundación in vitro (FIV) sin éxito, con fallo de implantación.
  • “En parejas que han padecido abortos de repetición sin causa aparente”, remarca el doctor Luis González.
  • Cuando “hay una mala calidad embrionaria no atribuible a los ovocitos, que son de buena calidad”, matiza doctor Luis González.
  • Pacientes que han recibido tratamientos de quimioterapia o radioterapia.

Creado: 25 de mayo de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD