La prevalencia de síndrome metabólico varía en función de la definición utilizada, el origen, la edad, el sexo o la etnia del sujeto. Se estima, por los datos epidemiológicos que conocemos, que en población norteamericana y europea, el síndrome metabólico puede afectar a un 20-30% de la población presuntamente sana, según edad y localización geográfica.

En España, estudios llevados a cabo en los últimos años, como el Estudio del Síndrome Metabólico en Trabajadores Activos (MESYAS es su acrónimo en inglés), han permitido obtener mucha información relevante, que nos enseña cómo en nuestro país, aproximadamente un 15% de los trabajadores sanos y activos lo padecen y que por encima de los 50 años lo sufren más del 25% de ellos.

Regiones como las mediterráneas o Galicia que parece deberían ser las más beneficiadas de la llamada protección del estilo de vida mediterráneo son, precisamente las peor paradas

Se ha observado así mismo, como, en contra de la lógica simple, no todas las regiones españolas padecen este síndrome de forma parecida. El hecho de que regiones como las mediterráneas o Galicia que parece deberían ser las más beneficiadas de la llamada protección del estilo de vida mediterráneo son, precisamente las peor paradas.

Esta información ha desatado un interesante debate para intentar explicar la pérdida de los beneficios del tipo de vida y de la alimentación mediterránea que, tal vez, estén por desgracia cambiando en esas zonas, expresándose ahora como síndrome metabólico, pero siendo, en un futuro, un presagio de peligro cardiovascular a medio y largo plazo en su población.

Creado: 23 de mayo de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD