Cáncer de ovario
Cuando se detecta este tumor, el estadio casi siempre es avanzado, y el cáncer suele haberse extendido fuera de los ovarios, de ahí su elevada mortalidad. Un diagnóstico precoz ayuda a mejorar mucho el pronóstico.

Qué es el cáncer de ovario

Actualizado: 19 de noviembre de 2022

El cáncer de ovario es una enfermedad en la cual las células malignas que provocan el tumor se forman en los tejidos de los ovarios o las trompas de Falopio y crecen de forma anómala y se multiplican formando un tumor. Los ovarios, que forman parte del sistema reproductor femenino, se localizan en la pelvis, uno a cada lado del útero. Tienen más o menos el tamaño y forma de una almendra, y se encargan de secretar los óvulos y las hormonas sexuales femeninas.

PUBLICIDAD

El cáncer ovárico es la primera causa de muerte por cáncer en el aparato reproductor femenino, aunque no es el más frecuente (es el 5º); y la sexta causa de fallecimiento por cáncer en la mujer (2.036 fallecimientos en España en 2020 por este tumor maligno). En España se diagnostican más de 3.600 nuevos casos al año, según datos del 2022 de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Se estima una prevalencia de 27.585 casos en mujeres en 2020.

Este cáncer lo padece una de cada 70 mujeres, se presenta con mayor frecuencia en la posmenopausia –entre los 65 y los 80 años de edad– y el pronóstico, como en todos los cánceres, es peor cuanto mayor es el estadio (grado de desarrollo de la enfermedad) del mismo. En este caso, cuando se detecta el tumor el estadio es ya avanzado (en el 70% de las pacientes), y el tumor suele haberse extendido fuera de los ovarios, de ahí que tenga tanta mortalidad. 

PUBLICIDAD

Si el cáncer se encuentra y se trata antes de que se propage fuera del ovario, la tasa de supervivencia a cinco años es de entre el 80 y el 92%, frente al 35-40% en fases más avanzadas. Sin embargo, sólo el 15% de todos los casos de cáncer de ovario se detecta en esta etapa temprana. Por eso es tan importante el diagnóstico precoz de este tumor, ya que permite mejorar el pronóstico que, por otro lado, cada vez es algo mejor gracias a los avances que se están produciendo en el tratamiento médico y la cirugía relacionados con el control de esta enfermedad.

También es muy importante el apoyo psicológico que recibe la paciente al ser diagnosticada y, en general, durante todo el tratamiento, ya que le ayudará a afrontar mejor este proceso.

Cáncer de ovario

Tipos de cáncer de ovario

Cuando hablamos de cáncer de ovario se pueden distinguir diversos tipos de tumores. A continuación se relacionan algunos de los más comunes:

PUBLICIDAD

Tumores epiteliales

Constituyen la mayor parte de los tumores de ovario, hasta el 75% (incluyendo benignos y malignos) y el 90% de los malignos. Esta definición incluye un conjunto de tumores derivados del epitelio del ovario (tejido que lo cubre), y los más comunes son:

  • Serosos (60-80%): Cistoadenoma, cistoadenocarcinoma. Son los más frecuentes, y suelen ser bilaterales.  Globalmente malignizan 3 veces más que los mucinosos.
  • Mucinosos (25%): Cistoadenoma, cistoadenocarcinoma. Suelen ser benignos, y pueden llegar a alcanzar un gran tamaño.
  • Endometroides (20%): (endometrioma, carcinoma). La mayoría son malignos, y en algunas ocasiones se asocian a adenocarcinoma de endometrio.

Tumores germinales

Constituyen el 25% del total, pero son el 60% de los tumores que aparecen en mujeres jóvenes, y suelen producir dolor y distensión abdominal.

PUBLICIDAD

  • El teratoma quístico maduro es el más frecuente (90%) y es benigno, sin embargo, el resto de los tumores de este grupo son malignos. Los más destacados son:
  • Teratoma quístico benigno o quiste dermoide: es muy frecuente y normalmente benigno. En su composición predominan tejidos como glándulas sebáceas, sudoríparas, pelo…
  • Disgerminoma: es el tumor maligno más frecuente de este grupo, y el maligno más frecuente en pacientes menores de 30 años.
Chica con problemas de distensión abdominal

Tumores de los cordones sexuales-estroma

Es el grupo menos frecuente, y constituyen el 5% de los tumores del ovario.

  • De la granulosa: son más frecuentes en mujeres postmenopáusicas, y producen estrógenos (hormona femenina), por lo tanto pueden presentar síntomas precozmente debido al aumento de estrógenos, como ausencia de la menstruación o, por el contrario, sangrados abundantes, aumento del grosor del endometrio... Al manifestar síntomas de forma temprana, se diagnostican en estadios poco avanzados, lo que mejora el pronóstico.

    PUBLICIDAD

  • De la teca-fibroma: suelen ser benignos, y aproximadamente la mitad producen estrógenos y/o andrógenos (hormona principalmente masculina), lo que puede facilitar un diagnóstico temprano, como en el caso de los tumores derivados de la granulosa.
  • Androblastoma: normalmente son benignos, y reproducen elementos testiculares, por lo tanto la mitad de estos tumores pueden producir andrógenos, y esto puede derivar en síntomas como: acné, aumento de tamaño del clítoris, disminución del sangrado menstrual…, es decir, signos de virilización, y por esto constituyen la primera causa de virilización de origen ovárico.

Tumores secundarios

Suponen el 10% de los tumores ováricos.

Creado: 16 de noviembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD