PUBLICIDAD

Cerumen, qué función tiene la cera de los oídos

La función del cerumen es proteger y mantener limpio el conducto auditivo, pero si se acumula en exceso puede obstruirlo y dificultar la audición. Te explicamos cómo prevenir los tapones de cera en los oídos.
Cerumen, qué función tiene la cera de los oídos

Una higiene adecuada del oído, que no resulte excesiva ni interfiera en su mecanismo natural de limpieza, es la mejor forma de prevenir la aparición de tapones de cera.

A pesar de que pueda ser considerado como un producto de desecho que debemos eliminar con la higiene diaria, el cerumen –una secreción que se produce en unas glándulas situadas en el conducto auditivo externo– forma parte de las defensas del organismo, protege a los oídos contra sustancias nocivas, y ejerce una acción lubricante y de limpieza natural. Sus principales funciones son prevenir infecciones al ejercer una acción antifúngica y antibacteriana e impedir que las impurezas penetren en el interior del oído, actuar como lubricante evitando que la piel se reseque y agriete, y limpiar el canal auditivo al arrastrar la suciedad al exterior.

La producción de cerumen varía de unas personas a otras y depende de factores genéticos y ambientales, pero también el uso frecuente de dispositivos como audífonos o auriculares, una limpieza excesiva, y el propio proceso de envejecimiento, pueden aumentar la secreción de cera en los oídos. Generalmente el cerumen no provoca problemas, pero en ocasiones se puede acumular en exceso, bien porque una persona produzca más cera de la que es capaz de eliminar, o porque ésta se haya endurecido en el conducto auditivo externo y se haya formado un tapón.

Cómo prevenir tapones de cera en los oídos

Los canales auditivos se limpian por sí mismos y expulsan el cerumen al exterior, arrastrando con él las impurezas que han penetrado en los oídos. Al mover las mandíbulas cuando hablamos o masticamos, por ejemplo, la cera sale al exterior del pabellón auditivo, desde donde se cae, o podemos retirarla con una gasa o toalla húmeda tras el baño o la ducha.

El cerumen forma parte de las defensas del organismo, protege a los oídos contra sustancias nocivas, y ejerce una acción lubricante y de limpieza natural

Una higiene adecuada del oído, que no resulte excesiva ni interfiera en su mecanismo natural de limpieza, es la mejor forma de prevenir la aparición de tapones de cera, y los expertos advierten especialmente sobre el peligro que supone usar bastoncillos de algodón, porque con ellos no solo se puede conseguir el efecto contrario al deseado e introducir la cera más profundamente, sino que también se pueden originar traumatismos, otitis, e incluso una rotura de tímpano.

El tapón de cerumen causa síntomas como hipoacusia parcial, zumbidos, vértigo, o dolor, y en caso de infección pueden aparecer secreciones o fiebre, por lo que es necesario extraerlo antes de que crezca o se endurezca más. El tapón se puede eliminar en casa reblandeciendo primero la cera con agua templada (37ºC), aceite, o algún producto especialmente indicado para ello. Sin embargo, es recomendable consultar al otorrino, porque el conducto auditivo se puede irritar o inflamar durante el proceso, y si el tapón es muy compacto se puede llegar a dañar el tímpano. Además, el especialista valorará si los síntomas que presenta el afectado se deben al exceso de cerumen, o a otro problema como la presencia de un cuerpo extraño en el oído, o alguna enfermedad.

Etiquetas: 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD