PUBLICIDAD

Salud al día
Disfunción eréctil
De origen físico o psíquico, este problema, tabú aún, afecta a millones de hombres en todo el mundo. Si es tu caso, debes saber que la disfunción eréctil tiene solución y se puede prevenir. Descubre cómo.
Escrito por Margarita Casado Jiménez, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Prevención de la disfunción eréctil

Prevención de la disfunción eréctil

La obesidad, el consumo de alcohol y el sedentarismo, son factores de riesgo para desarrollar disfunción eréctil.

La prevención de la disfunción eréctil está orientada a evitar, en la medida de lo posible, los factores de riesgo que contribuyen a su aparición. Como hemos visto, aunque las posibilidades de padecer disfunción eréctil se incrementan con la edad, este trastorno, que afecta directamente a tu calidad de vida, no es una consecuencia inevitable del envejecimiento. Sin embargo, existen una serie de enfermedades y de hábitos nocivos, como el tabaquismo y el alcoholismo, que predisponen a la aparición de este problema.

Se puede, por tanto, prevenir el desarrollo de disfunción eréctil adoptando unos hábitos de vida saludables desde la juventud, o modificando los que sean incorrectos. Algunas medidas que se pueden adoptar son:

  • Dejar de fumar

    Dejar de fumar

    Numerosos estudios han relacionado la disfunción eréctil con el tabaquismo. El tabaco dificulta la circulación sanguínea, por lo que el pene recibe un riego menor. El tabaco tiene la capacidad de alterar la síntesis del óxido nítrico (NO), una molécula que tiene la función de dilatar las células musculares de las venas, facilitando el riego sanguíneo e incrementando la oxigenación de los tejidos, lo que favorece la erección. Los efectos nocivos del tabaco pueden mantenerse tras abandonar el hábito, pero los estudios realizados señalan que los adultos jóvenes que dejan de fumar disminuyen el riesgo de padecer disfunción eréctil en el futuro.

  • No abusar del alcohol

    No abusar del alcohol

    Si se trata de un abuso ocasional, los efectos inmediatos derivados de la ingesta excesiva de alcohol se traducen en que la sensación de excitación que siente el bebedor no se acompaña de la rigidez peneana habitual, es decir, que la rigidez es menor que cuando no consume alcohol. En el caso de alcoholismo crónico, la disfunción eréctil está directamente relacionada con el tiempo, la frecuencia y la cantidad de alcohol ingerido por el paciente. En determinados casos, el alcoholismo puede provocar una de la disfunción eréctil permanente que no remita ni aún después de dejar la adicción, por eso es de vital importancia eliminar o reducir al mínimo el consumo de alcohol cuanto antes.

  • Realizar ejercicio

    Realizar ejercicio

    Como en tantas otras afecciones, el sedentarismo es un importante factor de riesgo para desarrollar disfunción eréctil. El ejercicio físico practicado regularmente (como mínimo 3 ó 4 veces a la semana durante al menos 30 minutos) tiene numerosos beneficios, disminuye las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, al reducir el colesterol malo y favorecer la circulación sanguínea. Dada la estrecha relación que existe entre los trastornos cardiovasculares y la de la disfunción eréctil, prevenir este tipo de dolencias (cardiopatías, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, arteriosclerosis), supone una protección adicional contra la disfunción sexual.

  • Controlar el peso

    Controlar el peso

    El exceso de peso y la obesidad están relacionados con desórdenes metabólicos que pueden desembocar en diabetes mellitus, una enfermedad fuertemente asociada con la disfunción eréctil. Por lo tanto, es necesario seguir una dieta sana y equilibrada combinada con la práctica de ejercicio recomendada en el punto anterior, para evitar el exceso de peso y sus consecuencias indeseadas.

  • Descansar

    Descansar

    La falta de horas de sueño, el estrés y una actividad excesiva, pueden bajar la libido y llegar a causar disfunción eréctil. Buscar tener más horas de descanso efectivas es vital para hacer remontar tu deseo.

  • No automedicarse

    No automedicarse

    Determinados medicamentos pueden ocasionar de la disfunción eréctil. Nunca debe tomar medicamentos sin control médico y, en el caso de seguir un tratamiento debido a padecer una enfermedad crónica, se deben adoptar otras medidas (como una dieta adecuada y la práctica de ejercicio) que contribuyan a disminuir al máximo la dosis de medicación necesaria para obtener los resultados terapéuticos perseguidos.

  • Tratar la ansiedad y la depresión

    Tratar la ansiedad y la depresión

    La disfunción eréctil puede estar originada por trastornos afectivos, traumas, problemas de pareja... que es necesario diagnosticar y tratar adecuadamente. Una vez eliminada la causa se eliminan también sus consecuencias.

  • Empezar cuanto antes

    Empezar cuanto antes

    Adoptar unos hábitos de vida saludables, evitando los factores de riesgo que predisponen a padecer disfunción eréctil, resultará más efectivo cuanto antes se introduzcan los cambios.

Actualizado: 5 de Enero de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD