PUBLICIDAD

Tomate
El tomate –crudo o cocinado– es uno de los alimentos más consumidos del mundo. Su bajo contenido calórico, y su aporte de vitamina C y licopeno, lo convierten en un excelente aliado de la cocina saludable.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Origen y tipos de tomate

En ensalada, en guisos o en sofritos propios de la dieta mediterránea, el tomate es indispensable en la cocina y esencial en nuestra dieta, pues a su sabor le suba que es un gran aliado para la salud. Aunque la lógica nos lleve a pensar que es una hortaliza o un vegetal, por eso de que forma parte de las ensaladas y se aliña, la clasificación científica lo señala como una fruta más, aunque no forme parte de nuestro frutero. ¿Quieres conocer más? El primer paso es indagar en su origen.

Orígenes del tomate

El tomate es el fruto de una planta de la familia de las solanáceas (a la que también pertenecen las patatas, el tabaco, el pimiento o la berenjena), de origen sudamericano, que comenzó siendo pequeñas bayas amargas y fue domesticado en México. En la actualidad es cultivado y consumido en todo el mundo y existen gran cantidad de tipos, tanto en forma como en color y sabor.

La conquista del Nuevo Mundo trajo nuevos alimentos a Europa, entre los que se encontraba el tomate. Esta fruta entró a formar parte de la alimentación italiana y española entre los siglos XVI y XVII, donde era consumida principalmente cruda, aliñada con aceite, sal y pimienta. No fue hasta el siglo XVIII que en Italia se empezó a utilizar el tomate como salsa para condimentar la pasta.

Sin embargo, en el resto de Europa el tomate no tuvo un papel fundamental en la alimentación hasta los siglos XIX y XX. En el norte de Europa costó algo más su entrada, ya que era considerada como una planta tóxica por parte de botánicos alemanes.

Disponible durante todo el año

En la actualidad, los principales países que cultivan esta fruta son Estados Unidos, China, Egipto y Turquía. El tomate es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo y, pese a su temporalidad ligada al verano, es una planta de clima cálido que le gustan las temperaturas cercanas a los 24° por el día y unos 14° de noche, el cultivo en invernaderos y la elaboración de conservas permite que se encuentre disponible todo el año.

Tipos de tomate

Existen numerosos tipos de tomates, pues muchos de ellos han sido cruzados para obtener variedades nuevas tanto en color, tamaño o sabor. A pesar de su gran diversidad, en los mercados convencionales podemos encontrar principalmente ocho variedades:

  • Tomate Raf o pata negra

    Tomate Raf o pata negra

    Es el tomate por excelencia, las iniciales RAF corresponden a la capacidad de ser Resistente al Fusarium, una plaga que puede afectar a las tomateras. Esta variedad es propia de la zona de Almería, donde comenzó a cultivarse debido a las características de su suelo salino. Su forma física es irregular, con una piel verde oscura y fina. Se recomienda usar este tipo de tomate en fresco, acompañado con un poco de aceite de oliva, pues es de los ejemplares más sabrosos.

  • Tomate de rama

    Tomate de rama

    Muy fácil de reconocer porque todavía no ha sido separado de la rama y suelen agruparse en unos seis u ocho tomates. El color rojo de este ejemplar es bastante vivo y llamativo, su tamaño es mediano o pequeño y tiene una piel lisa y fina. Su sabor es algo agridulce y muy refrescante, por eso se suele usar para tomarlo en las ensaladas.

  • Tomate Rosa de Barbastro

    Tomate Rosa de Barbastro

    Su color rosa es característico y precisamente le otorga el nombre. El aspecto de este tipo de tomate es irregular, con una piel fina y delicada. Suelen ser de tamaño grande, entre 300 gramos y medio kilo de peso. Es uno de los tomates más valorados en cuanto su sabor. Hasta octubre se recoge este tomate en los cultivos, si ves alguno de este tipo en el mercado fuera de ese periodo no pertenece al cultivo artesanal.

  • Tomate de pera

    Tomate de pera

    Esta fruta roja va desde un tono de color más intenso hasta algo más apagado, dependiendo del nivel de maduración. Su piel es lisa, dura y brillante y su tamaño es mediano y con forma algo alargada, similar a una pera, de ahí su nombre. Su sabor es dulce y aromático, se recomienda consumirlo tanto en fresco en ensaladas como en salsas, conservas o gazpachos.

  • Tomate Kumato

    Tomate Kumato

    La variedad Kumato es consecuencia de la mezcla de otros ejemplares. Como resultado se ha obtenido un tomate de color verde oscuro casi negro, redondeado y con un sabor más dulce que el resto de estas frutas. En muchas ocasiones su color hace pensar al consumidor que todavía no está maduro, sin embargo, no es así. Su uso está muy extendido entre los cocineros de prestigio para preparar ensaladas, recetas al horno, pistos u otros platos.

  • Tomate corazón de buey

    Tomate corazón de buey

    Su nombre se debe a su forma de corazón. El tamaño de este ejemplar suele ser grande y contiene gran cantidad de pulpa y muy pocas semillas. Destaca su sabor dulce, con bastante aroma y su gran resistencia.

  • Tomate canario

    Tomate canario

    Es otro de los tomates que más vemos en los supermercados, pues es muy resistente al transporte y a los grandes cambios de temperatura. Sus tonos de color son rojos verdosos, su pulpa es dura y su sabor muy agradable.

  • Tomate cherry

    Tomate cherry

    Seguro que ya has consumido este tipo de tomate mini alguna vez. Es una variedad muy redonda, con piel fina y tersa de color rojo intenso, aunque también las hay en tonos más oscuros e incluso en amarillo. Los usos más comunes de este ejemplar son en canapés, ensaladas, decoraciones y guarniciones.

Actualizado: 25 de Febrero de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD