Atrofia vaginal
La atrofia vaginal o vaginitis atrófica –muy frecuente en mujeres postmenopáusicas–, provoca sequedad e inflamación de la vagina. Conoce sus causas y, sobre todo, qué puedes hacer para aliviar sus síntomas.

Causas de la atrofia vaginal

Actualizado: 30 de junio de 2020

La causa principal de la atrofia vaginal es la disminución en sangre de los niveles de estrógenos, que son las hormonas sexuales femeninas, y son producidos fundamentalmente por los ovarios y, en menor medida, por las glándulas suprarrenales, que son unos pequeños órganos situados encima de ambos riñones, que tienen como función la síntesis hormonal. Durante el embarazo, la placenta también tiene la capacidad de sintetizar estrógenos.

Las funciones de los estrógenos son, entre otras muchas, favorecer el engrosamiento de la pared vaginal, aportar nutrientes como el glucógeno a las células epiteliales de la vagina (que es aprovechado posteriormente por los lactobacilos que habitan en ella), y facilitar la lubricación o vascularización vaginal. Se deduce, por tanto, que todas aquellas situaciones en las que se produce una disminución de los niveles de estrógenos, como la menopausia, son causas potenciales de atrofia vaginal.

La vagina es un órgano corporal con una gran cantidad de receptores para los estrógenos, por lo que cuando éstos disminuyen se altera su funcionamiento normal. Se produce un adelgazamiento de las paredes de la vagina, un aumento del pH vaginal (lo que conlleva asociado una alteración de la flora normal de la vagina), una disminución del aporte sanguíneo a ésta, y una disminución de la secreción y lubricación vaginal. Todas estas alteraciones son las que provocan la sintomatología característica de la vaginitis atrófica.

Factores de riesgo de la atrofia vaginal

Son causas o factores de riesgo de padecer atrofia vaginal:

Creado: 17 de octubre de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD