Ébola
Surgido en un río zaireño a mediados de los 70, el virus del Ébola es uno de los más mortíferos que existen. Conoce cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y, sobre todo, cómo tratarlo y prevenirlo.

Tratamiento del ébola

Tratamiento de la infección por virus del Ébola
El paciente de ébola puede requerir la administración por vía endovenosa de líquidos.

Actualizado: 13 de febrero de 2020

En la actualidad no existe ningún medicamento dirigido a combatir el virus del Ébola, por lo tanto solo se puede realizar tratamiento sintomático o medidas de apoyo. Entre ellas tenemos: para la fiebre, administrar Acetaminofén, nunca tomar Aspirina (ácido acetilsalicílico) por el riesgo que existe de manifestaciones hemorrágicas; también se debe ingerir abundantes líquidos para evitar la deshidratación y guardar reposo en cama.

Si el paciente tiene manifestaciones hemorrágicas requerirá la administración por vía endovenosa de líquidos, así como concentrado de plaquetas, factores de coagulación o de transfusiones de sangre si existen pérdidas importantes.

Igualmente, dentro del tratamiento del ébola, es necesario llevar un control estricto de los signos vitales como la frecuencia cardiaca, el pulso y la presión arterial con el fin de poder determinar cualquier signo indicativo de shock. En algunos casos, y con el fin de prevenir contagios, se mantiene al paciente en una habitación de presión negativa.

Debido al virulento brote de Ébola-Zaire que tuvo lugar en África Occidental, se procedió a tratar a algunos pacientes con un suero experimental conocido como ZMapp. Otras compañías farmacéuticas han trabajado desde entonces a contrarreloj para dar con la cura o una vacuna efectiva para luchar contra este virus. Mientras, a algunos enfermos se les administró (con resultados positivos en algunos casos) suero hiperinmune (plasma sanguíneo) obtenido de pacientes que han conseguido superar la enfermedad, por lo que su sangre ha generado anticuerpos para combatir la infección.

Primera vacuna contra el ébola

Desde que se declaró el brote en la República Democrática del Congo en agosto de 2018, la OMS ha enviado miles de vacunas preventivas rVSV-ZEBOV para intentar controlarlo y que no traspase las fronteras africanas. En noviembre de 2019 la Comisión Europea aprobó la comercialización de Ervebo (VSV-ZEBOV), la primera vacuna específicamente diseñada para prevenir el virus Ébola Zaire, la variante responsable de este último brote, que en diciembre del mismo año también aprobó la FDA estadounidense.

Este fármaco es capaz de generar defensas con una sola dosis y protege al individuo 10 días después de su administración, y ya había estado siendo utilizado en 'uso compasivo' para intentar frenar esta epidemia, con un protocolo similar al que se sigue en un ensayo clínico.

Tratamiento del ébola en embarazadas y madres lactantes

En el marco de la segunda epidemia de ébola más grave de la historia que se ha producido en la República Democrática del Congo, la OMS ha elaborado una guía con recomendaciones específicas para el cuidado de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia expuestas al virus, diagnosticadas con la enfermedad, o que se hayan recuperado de la misma, con el objetivo de que los profesionales médicos y los equipos de respuesta a las emergencias puedan mejorar las medidas de prevención y tratamiento en el caso de un brote de ébola.

La organización señala que la enfermedad por el virus del Ébola aumenta el riesgo de aborto espontáneo y parto prematuro, por lo que las embarazadas infectadas deben ser atendidas en centros sanitarios que dispongan tanto de obstetras como de personal experto en la infección porque los síntomas iniciales del ébola pueden solaparse con otros propios de la gestación. Además, advierte que el virus del Ébola puede permanecer en los fluidos gestacionales y en la leche materna.

En el caso de las madres que estén amamantando a sus bebés, la OMS recomienda que en el caso de sospecha o confirmación de la infección se interrumpa de inmediato la lactancia y se someta al bebé a seguimiento médico durante un periodo de 21 días, mientras se le alimenta con leche materna no infectada. La guía indica que no se restablezca la lactancia hasta que se obtengan dos resultados negativos en los test diagnósticos separados por 24 horas.

Pronóstico del ébola

El pronóstico de la fiebre hemorrágica por virus del Ébola es bastante malo, ya que se considera una patología potencialmente mortal. El período de tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas hasta la muerte varía entre 2 y 21 días. Se estima que la tasa de mortalidad por fallo de múltiples órganos y posterior shock hipovolémico va desde un 50 a un 90%, variando según el tipo de virus del Ébola que cause la infección.

Creado: 19 de octubre de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD