PUBLICIDAD

Ébola
Surgido en un río zaireño a mediados de los 70, el virus del Ébola es uno de los más mortíferos que existen. Conoce cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y, sobre todo, cómo tratarlo y prevenirlo.
Escrito por Marta Talise, Licenciada en medicina y análisis clínico

Diagnóstico de la infección por virus del Ébola

Un sanitario extrae una muestra de sangre a un paciente
Un hemograma puede ayudar a detectar la presencia del virus del Ébola en la sangre.

Actualizado: 16 de octubre de 2019

Los síntomas del paciente y un interrogatorio exhaustivo que incluya preguntas sobre viajes recientes a zonas endémicas del virus del Ébola, malaria o influenza, son de vital importancia para dilucidar el diagnóstico de la infección por virus del Ébola.

Existen exámenes de laboratorio específicos que permiten detectar la presencia del virus del Ébola en la sangre o en el suero, sobre todo en la fase aguda, como lo es la determinación del ARN genómico o subgenómico; sin embargo, la técnica más común para identificar la infección por este virus es la detección de Anticuerpos IgM e IgG por el método ELISA de captura o sándwich, esta técnica es una prueba inmunológica que está basada en la captura de los anticuerpos presentes en el suero del paciente cuando reaccionan con una proteína del virus fijada a un pocillo de una placa rectangular de poliestireno, un tipo especial de plástico.

Otras pruebas de laboratorio como el hemograma pueden aportar datos sugestivos de la infección, como los glóbulos blancos que suelen estar disminuidos (leucopenia). Así mismo, puede observarse elevación de la cifra de hematocrito, que es una medida indirecta del estado de deshidratación del paciente y las plaquetas que participan en la coagulación, las cuales se encuentran disminuidas (lo que se conoce como trombocitopenia). Más de la mitad de los pacientes afectados desarrollan algún grado de hemorragia.

En octubre de 2019, la Agencia de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado un nuevo test de diagnóstico rápido, el OraQuick Ebola Rapid Antigen Test, capaz de detectar antígenos (proteínas) del virus del Ébola en la sangre de individuos con síntomas que indiquen una posible infección por dicho virus, así como en muestras de fluidos orales procedentes de personas fallecidas que se sospeche que han muerto a consecuencia de la enfermedad.

El test no está diseñado para realizar cribados generalizados, sino para examinar a personas que manifiesten síntomas asociados a la enfermedad por el virus del ébola, que cumplan con los criterios epidemiológicos de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention, o Centros para el Control y Prevención de Enfermedades), como antecedentes de residencia o viajes a zonas geográficas donde la transmisión del virus se mantenga activa. Proporciona un supuesto diagnóstico de la infección que, aunque debe ser confirmado con pruebas adicionales, puede ayudar a que se aisle rápidamente a los afectados y se les administre cuanto antes un tratamiento que podría salvar su vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD