PUBLICIDAD

Hidatidosis
La hidatidosis es una enfermedad parasitaria producida por un gusano, en ocasiones llamada la tenia del perro, y que se manifiesta con quistes en diversos órganos. Descubre sus peligros y cómo se aborda su contagio.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas de la hidatidosis

Perro defecando

El causante principal de la hidatidosis o equinococosis es el parásito Echinococcus. Existen cuatro especies que pueden afectar a los humanos:

  • E. granulosus produce la hidatidosis quística –esta forma supone más del 95% de los casos–.
  • E. multilocularis, causa la hidatidosis alveolar o multilocular.
  • Las especies E. vogeli y E. olighartrus son causas de la hidatidosis poliquística, muchísimo menos frecuente.
  • Se conocen otras especies como E. shiquicus (cuyo huésped definitivo es el zorro tibetano), E. felidis (león), E. equinus, E. ortleppus o E. canadensis (perro), pero no afectan al ser humano.

El gusano adulto de E. granulosus se localiza en el intestino delgado de los perros, el huésped definitivo. Un huésped definitivo es el animal en el que se desarrolla la fase adulta del parásito. La forma adulta mide entre 2 y 6 mm y suele tener 3 o 4 segmentos (proglótides). Se fija al intestino con cuatro ventosas y una doble corona de ganchos. Los huevos son muy pequeños, de 0.03 milímetros (30-40 micrómetros).

Cuando el perro defeca los huevos salen fuera y pueden contaminar alimentos, agua y suelo. Los huevos pueden sobrevivir en el ambiente durante muchos meses entre los 30ºC bajo cero y los 38ºC. Estos se encuentran en el pelo del perro, sobre todo en la zona del ano, el hocico, los muslos y las patas. Los huevos se ingieren por otros animales que son huéspedes intermediarios como ovejas, cerdos, vacas, cabras y caballos. El huésped intermediario también es necesario para el ciclo vital. El ser humano es un huésped accidental y no es necesario para el ciclo vital de este gusano.

En el huésped intermediario el huevo libera un embrión (oncosfera) en el intestino. Estos embriones atraviesan la pared del intestino y por la circulación sanguínea se distribuyen a diversos órganos, sobre todo el hígado, donde la oncosfera se desarrolla produciendo quistes en cuyo interior se forman vesículas hijas con protoescólices (larvas). Cuando el huésped definitivo (el perro) come vísceras de ganado infectado con quistes, se infecta y el ciclo vuelve a empezar.

El quiste puede llegar a ser muy grande. Tiene varias capas. La envoltura tiene una parte periquística formada por el propio tejido del huésped, otra cuticular, y una capa interior germinativa donde se produce el líquido hidatídico y las vesículas hijas. La cavidad quística está rellena de un líquido hidatídico que se describe como ‘agua de roca’ (porque es transparente y cristalino), arena hidatídica y vesículas hijas. Un quiste puede contener varios litros de líquido y miles de larvas.

Actualizado: 5 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD