PUBLICIDAD

Salud al día
Hipotensión arterial
La hipotensión arterial es la caída de la presión arterial por debajo de los límites de 80-60 mmHg. Puede suponer un riesgo para la vida del afectado por lo que conviene conocer sus causas y cómo controlarla.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Qué es la hipotensión arterial

Hipotensión arterial

La presión arterial se puede explicar como la fuerza a la que la sangre fluye a través de las arterias de nuestro cuerpo. Se regula gracias al bombeo de la sangre por parte del corazón y también por la tensión de las paredes de las arterias. Los niveles adecuados pueden variar de una persona a otra, pero se consideran normales unos límites altos de 130-90 mmHg (milímetros de mercurio) y unos límites bajos de 80-60 mmHg. Las personas que tienen una presión arterial por encima de estos niveles sufren hipertensión arterial, y las que mantienen una tensión arterial por debajo de esos niveles sufren hipotensión arterial.

En general, cualquier caída de la presión arterial de más de 20 mmHg puede provocar síntomas. La persona que los sufre siente mareos que le nublan la visión y terminan por provocar un desmayo, que es la manifestación más evidente de este problema. Todas las personas pueden sufrir hipotensión arterial en momentos concretos de su vida, no importa lo sanos que estén. Hay personas que mantienen cifras bajas de presión arterial constantemente, se calcula que entre el 10-15% de la población podría estar en esa situación, pero son porcentajes aproximados, ya que muy pocos de ellos tendrán síntomas habitualmente y no consultarán a su médico.

Por su nombre, parecería que la hipertensión y la hipotensión arterial son enfermedades con efectos contrarios en nuestro cuerpo, pero eso no es del todo así. La hipertensión arterial es una enfermedad que no provoca síntomas, daña lentamente a nuestro cuerpo y sus consecuencias son graves a largo plazo. La hipotensión arterial da síntomas con mucha frecuencia y en ocasiones puede suponer un riesgo grave e inmediato para la vida.

Actualizado: 2 de Septiembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD