PUBLICIDAD

Pitiriasis versicolor
La pitiriasis versicolor es una infección cutánea inofensiva causada por un hongo que forma parte de la microbiota de la piel, que en ciertas condiciones provoca alteraciones de la coloración cutánea. Conoce cómo se soluciona.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Tratamiento de la pitiriasis versicolor

El tratamiento de elección de la pitiriasis versicolor es tópico. Antes de empezar el tratamiento, es importante saber que aunque éste sea exitoso en cuanto a la eliminación del hongo, la alteración de la coloración de la piel puede persistir incluso durante meses, sin que ello signifique que el tratamiento ha fallado.

Los antifúngicos tópicos son una de las opciones de tratamiento de la tiña versicolor. Se pueden utilizar los antifúngicos de tipo azol, como el ketoconazol en crema al 2%, normalmente usada a diario durante 2 semanas. También se puede utilizar como champú, que se aplica en la zona afectada, se deja actuar durante 5 minutos y luego se lava. Esta aplicación se puede hacer durante 1-3 días. La solución de terbinafina tópica al 1% dos veces al día durante una semana o el ciclopirox en crema al 1% dos veces al día durante 2 semanas son otras opciones de tratamiento antifúngico tópico.

Otras opciones como el sulfuro de selenio, que exfolia el estrato córneo infectado de la piel, aplicado durante una semana en forma de loción durante 10 minutos cada día, puede ser útil, aunque resulta algo irritante para la piel. Se puede aplicar también en forma de champú o espuma.

El piritionato de zinc en forma de champú –utilizado habitualmente como tratamiento anticaspa– también podría ser eficaz.

Los tratamientos por vía oral normalmente se reservan para los casos en los que la pitiriasis versicolor no responde al tratamiento tópico, o si la afectación es tan extensa que la aplicación de los tratamientos tópicos sea poco factible. Así, por vía oral se pueden utilizar los antifúngicos itraconazol (200 mg al día por 5 días) o fluconazol (2 dosis de 300 mg separadas por una semana). No se utilizan de entrada porque pueden tener efectos secundarios.

Recurrencias y cómo prevenir la pitiriasis versicolor

Como se ha comentado, el hecho de que persistan las alteraciones del color no quiere decir que el tratamiento haya fallado. El descamamiento de la piel y la prueba del hidróxido potásico sí permiten comprobar el fracaso del tratamiento.

La resistencia al tratamiento, o la recurrencia frecuente con gran extensión de las lesiones puede ser un signo de una alteración del sistema inmunitario del paciente. Las personas que tengan frecuentes recurrencias pueden utilizar el champú de ketoconazol o el sulfuro de selenio como medidas preventiva una vez al mes, o tomar una dosis de itraconazol un día al mes.

Actualizado: 12 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD