PUBLICIDAD

Vaginosis bacteriana
La vaginosis bacteriana es una alteración de la flora vaginal que provoca un cambio en el flujo, que se vuelve más abundante y adquiere un olor fuerte y desagradable. Te explicamos su tratamiento y cómo prevenir su aparición.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana no se suele acompañar de inflamación como tal, y por eso se llama vaginosis en lugar de vaginitis. En realidad, sería más acertado utilizar el término de disbiosis, es decir, alteración de la microbiota (vaginal, en este caso). La disbiosis está en contraposición con el concepto de ‘eubiosis’, un término que describe la situación de normalidad y equilibrio de la microbiota.

El desequilibrio de la microbiota vaginal en la vaginosis bacteriana consiste en un cambio complejo de los microorganismos de la vagina. En concreto, disminuye la cantidad de los lactobacilos que normalmente se encuentran en la vagina, y que producen peróxido de hidrógeno y mantienen un pH ácido.

En cambio, aumentan otras bacterias, sobre todo los bacilos Gram negativos anaerobios. Se detectan bacterias como Gardnerella vaginalis, Prevotella, Porphyromonas, Bacteroides, Peptostreptococcus, Atopobium vaginae, Mycoplasma hominis y Ureaplasma urealyticum. También pueden encontrarse otras como Mobiluncus, Megasphaera, Sneathia y especies de Clostridium y Fusobacterium.

Cuando los lactobacilos de la microbiota vaginal se reducen en su cantidad y variedad, el pH de la vagina sube y proliferan las bacterias de la vaginosis. Estas bacterias anaerobias producen sustancias que descomponen péptidos y proteínas del entorno vaginal, dando lugar a sustancias que huelen mal y exfolian las células de la vagina. Parece que sobre todo Gardnerella vaginalis tiene un rol muy importante en este desequilibrio.

Factores de riesgo de la vaginosis bacteriana

Los factores de riesgo que pueden propiciar la aparición de la vaginosis bacteriana son:

  • Promiscuidad: tener múltiples parejas sexuales, ya sean hombres o mujeres.
  • ETS: la presencia de enfermedades de transmisión sexual como la infección por el virus herpes simple tipo 2 o el VIH.
  • Factores sociales: aunque ha habido estudios, sobre todo en EE.UU., que relacionaban la vaginosis bacteriana con factores raciales, parece que se debe más a factores conductuales y socioeconómicos que a los derivados de la etnicidad.
  • Higiene íntima: las duchas vaginales son un factor de riesgo para la alteración de la microbiota vaginal.
  • Tabaquismo: el tabaco predispone a la vaginosis bacteriana.
  • Sobrepeso: el exceso de peso asimismo parece que se asocia a la vaginosis bacteriana.

Actualizado: 5 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD