PUBLICIDAD

Vaginosis bacteriana
La vaginosis bacteriana es una alteración de la flora vaginal que provoca un cambio en el flujo, que se vuelve más abundante y adquiere un olor fuerte y desagradable. Te explicamos su tratamiento y cómo prevenir su aparición.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Tratamiento y prevención de la vaginosis bacteriana

El tratamiento de la vaginosis bacteriana está indicado en las mujeres que tienen síntomas. También hay algunas situaciones en las que puede ser necesario el tratamiento independientemente de la presencia de síntomas, como en las mujeres que vayan a ser sometidas a una histerectomía o a una interrupción voluntaria del embarazo, para evitar infecciones posteriores a estos procedimientos.

En general, no se trata a las mujeres sin síntomas porque a menudo la vaginosis se resuelve sola al cabo de unos meses. Por otro lado, el tratamiento antibiótico que se utiliza para tratar la vaginosis puede favorecer la aparición de una candidiasis vaginal. En las mujeres que han tenido problemas en un embarazo previo, se podría plantear un tratamiento de la vaginosis incluso sin síntomas, pero no está indicado el screening de la vaginosis en general en el embarazo.

El tratamiento de la vaginosis en la mujer no embarazada se puede hacer con metronidazol oral o intravaginal, o bien el uso de clindamicina intravaginal. Otra opción sería el tinidazol oral.

En las mujeres embarazadas con síntomas se utilizan clindamicina o metronidazol, siempre por vía oral. También se recomienda tratar a las mujeres que están dando el pecho, aunque con el tinidazol habría que parar la lactancia durante tres días tras la última dosis.

Prevención de la vaginosis bacteriana

Estas podrían ser algunas de las medidas preventivas más claras para evitar este problema:

  • No es necesario tratar a las parejas masculinas de las mujeres que tienen vaginosis bacteriana, aunque al menos hasta que se resuelva el cuadro se recomienda abstinencia sexual o el uso de preservativos.
  • Las mujeres que tienen parejas sexuales femeninas deberían informar a estas para que observen la posible aparición de síntomas y se traten si es necesario.
  • En cualquier caso, se recomienda una higiene adecuada de los juguetes sexuales en este contexto.
  • Si la vaginosis bacteriana está claramente asociada con la actividad sexual, la abstinencia es una buena medida para la prevención. El uso de preservativos o de anticonceptivos con estrógenos también puede ser un factor protector.
  • Aunque se piensa que los probióticos pudieran ser de ayuda para la prevención de la vaginosis, aún no hay suficientes estudios sobre ello, aunque algunas cepas son muy prometedoras.

Actualizado: 5 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD