PUBLICIDAD

¿Puedo dar el pecho estando enferma?
¿Puedo dar el pecho si estoy enferma? ¿Se puede contagiar el bebé? ¿Durante la lactancia puedo medicarme o someterme a una intervención quirúrgica? Resolvemos algunas dudas que pueden surgir a una madre que amamanta.
Escrito por Adrián Cordellat, Periodista especializado en maternidad, educación y salud

Qué medicamentos son compatibles con la lactancia materna

Mujer dando el pecho a su hijo

Otra de las dudas más habituales en aquellas mujeres que acaban de ser madres y padecen alguna enfermedad o están pasando por algún proceso infeccioso o simplemente tienen fiebre, es si pueden tomar alguna medicación si están dando el pecho a sus bebés, o si bien deben dejar de hacerlo mientras se estén medicando, o qué fármacos no pueden tomar en este periodo.

Si bien es cierto que los medicamentos pasan a la leche materna, casi todos lo hacen en dosis tan poco apreciables que no representan ningún problema para el lactante. Es por esto que la gran mayoría de los fármacos de uso común o frecuente son compatibles con el amamantamiento. Para conocer su compatibilidad, y más allá de los prospectos, que en la mayoría de ocasiones desaconsejan sistemáticamente la lactancia más por precaución que por que haya detrás una base científica para hacerlo, para salir de dudas se puede consultar la web e-lactancia.org, de uso gratuito y en español e inglés, que recoge casi 30.000 términos entre fármacos, principios activos o plantas medicinales.

Dar el pecho estando enferma
Existen opciones para controlar la fiebre de las madres lactantes.

En cualquier caso, estos son los fármacos de uso más habituales y su compatibilidad con la lactancia materna:

  • Si tu caso es el de una madre lactante con fiebre o dolor, debes saber que entre los analgésicos y antipiréticos más seguros destaca el paracetamol, perfectamente compatible y sin riesgo para la lactancia y el lactante. Le siguen otros como la aspirina y el metamizol, también bastante seguros.
  • En cuanto a los antidiarreicos, todos son también compatibles con el amamantamiento (colistina, mesalazina, rifaximina o nifuroxazida, son algunos ejemplos), incluido el difenoxilato hidrocloruro, que presenta un riesgo bajo probable.
  • También lo son los antiinflamatorios no esteroideos para uso tópico, como el ibuprofeno, que es el más utilizado.
  • Los antidepresivos, si así te lo has prescrito, también pueden usarse, siendo la moclobemida la opción más adecuada.
  • Si hablamos de ansiolíticos, el lorazepam, la hidroxizina o el oxazepam son los que presentan la mayor seguridad de uso en madres lactantes.
  • Los anestésicos generales que se emplean en la actualidad también son compatibles con dar el pecho, porque se eliminan muy rápidamente y permiten amamantar después de la intervención o al despertar, cuando la madre se encuentra en las condiciones para hacerlo. Además, en el caso de operaciones que requieran de hospitalización, la madre está en su derecho de solicitar una habitación individual para que el bebé o niño pueda seguir siendo amamantado.
  • En cuanto a los tratamiento odontológicos, como empastes, extracciones o endodoncias cabe destacar que no son incompatibles con la lactancia materna.
  • Tampoco pruebas médicas como las radiografías, las tomografías o las mamografías, ya que los rayos X ni permanecen en el cuerpo, ni llegan a afectar de ningún modo a la leche materna.

Lactancia materna y tratamientos para el cáncer

José María Paricio, pediatra y presidente de la Asociación para la Promoción e Investigación Científica y Cultural de la Lactancia Materna (APILAM), y fundador de e-lactancia.org, aclara que tan solo entre un 5% y un 10% de los medicamentos no son compatibles, y son fundamentalmente los fármacos antineoplásicos. Y advierte de que si bien durante un tratamiento oncológico no se puede amamantar, “queda el recurso entre ciclo y ciclo, y según sea la eliminación del medicamento en cuestión, de poder amamantar tras interrupciones que aseguren que no hay rastro de medicación en el plasma de la madre”.

En todo caso, el experto añade que ante este tipo de situaciones lo más recomendable es valorarlo con el servicio de Oncología.

Actualizado: 19 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD