¿Por qué estornudamos? Curiosidades sobre el estornudo

Descubre por qué estornudamos, cuál es la función de un estornudo en nuestro organismo o cuál es el origen de expresiones tan habituales en nuestros días de gripe o alergia como "salud" o "Jesús".
Curiosidades sobre el estornudo
El estornudo es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio.

Actualizado: 1 de octubre de 2021

Qué es un estornudo

Un estornudo es una expulsión brusca, involuntaria e irrefrenable de aire, a través de la nariz y de la boca, cuya causa es la irritación de la mucosa nasal, provocando una fuerte inspiración de aire que pasará a los pulmones y desde los cuales se excretará al exterior. No solo ocurre en las personas, sino que también se ha observado en otros animales mamíferos, como perros o gatos.

Cuando el aire es lanzado a través de la boca, lo hace de una forma violenta y ruidosa a una velocidad de hasta 160 Km/hora. Un estornudo es capaz de crear 20.000 gotas que contienen virus que pueden permanecer en el aire un periodo de hasta 10 minutos, por eso es una de las formas de propagación de virus más común.

En realidad, el estornudo es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio para poder eliminar cualquier sustancia irritante como el polvo, polen, virus o alérgenos, entre otros, y también puede darse en casos de rinitis alérgica, gripe, resfriado, inhalación de ciertos corticosteroides, con los alimentos picantes o abstinencia a las drogas.

Cuando algo de lo nombrado anteriormente hace que tu nariz se irrite, el cerebro lo identifica y manda las señales a todo el cuerpo para que se produzca el estornudo. En el acto están involucrados una alta variedad de músculos que trabajan juntos y en el orden adecuado, como son:

  • Músculos abdominales.
  • Músculos del pecho (el diafragma).
  • Músculos que controlan las cuerdas vocales.
  • Músculos de la parte posterior de la garganta.
  • Músculos de los párpados (es muy difícil estornudar con los ojos abiertos).

Riesgos de aguantar un estornudo

Menos conocidos son los estornudos derivados de una exposición potente a la luz,  llamado estornudo fótico o Sindrome Achoo (Autosomal Cholinergic Helio-Ophtalmologic Outburst). Y es que aunque todavía no hay suficientes estudios que lo confirmen, algunos expertos creen que podría tratarse de un síndrome que afectaría entorno a un 25% de la población mundial y que tendría carácter hereditario. Es por esto que una de las maneras de facilitar el estornudo es mirando a una luz potente, eso sí, no lo hagas con el sol, puede ser peligroso.

Aunque son algo molestos, sobre todo cuando se repiten, y pueden ser inoportunos en algunas situaciones, los estornudos son involuntarios, por lo que no hay que intentar frenarlos. Hacerlo puede poner en grave riesgo tu salud, pues la gran presión que se soporta, por ejemplo, cerrando la boca al estornudar, puede hacer que se rompa el tímpano o que llegue a explotar un aneurisma cerebral.

¿Qué provoca el estornudo?

Un estudio publicado en la revista Cell ha analizado la respuesta neuronal que se produce durante el estornudo y ha llegado a la conclusión de que existe un vínculo entre las células nerviosas y otros sistemas que podrían ayudar en el desarrollo de tratamientos para los estornudos y para combatir las enfermedades respiratorias infecciosas.

Un estornudo es capaz de crear 20.000 gotas que contienen virus que pueden permanecer en el aire un periodo de hasta 10 minutos

Los investigadores también encontraron que las moléculas llamadas neuropéptidos que se encargan de transmitir las señales nerviosas de los estornudos requerían de la presencia de otra molécula denominada como neuromedina B (NMB).

“Aunque descubrimos que las células que evocan los estornudos se encuentran en una región del cerebro diferente a la región que controla la respiración, también descubrimos que las células de esas dos regiones estaban conectadas directamente a través de sus axones, el cableado de las células nerviosas”, ha explicado Qin Liu, principal autor de la investigación.

¿Por qué decimos Jesús al estornudar?

Cuando estornudamos, tenemos la costumbre de decir palabras o frases de las que no conocemos su por qué, pero aun así, las seguimos mencionando. Las razones hay que buscarlas mucho tiempo atrás, en distintas civilizaciones donde, en cada una de ellas, existían supersticiones.

Estas expresión después de cada estornudo se remontan a la época romana: los católicos romanos pensaban que cuando una persona sana emitía un estornudo, era señal de que el cuerpo intentaba expulsar los espíritus malignos de futuras enfermedades, por lo que acto seguido, después de estornudar, se decían toda clase de frases que invocaban felicidad, como “enhorabuena”, “felicidades”...

Pero esta costumbre se perdió a partir del año 590, durante el reinado del Papa Gregorio I (540-604). En este período de tiempo apareció la peste en Europa, donde los enfermos estornudaban con bastante frecuencia. Para combatir la enfermedad, el Papa ordenó rezar de manera constante oraciones cristianas invocando a Jesucristo o a la virgen, por lo que cada vez que alguien escuchaba el sonido de un estornudo debía ser inmediatamente bendecido para evitar el desarrollo de la peste. Así se inicia la costumbre de que actualmente se siga diciendo “Jesús” o “salud” al oír un estornudo. Algo que también ocurre en otros idiomas, como por ejemplo “bless you” o “God bless you”, en inglés.

En Japón, el hecho de estornudar dos veces seguidas es señal de que alguien está hablando de ti

Una historia relata que el general ateniense Jenofonte, en el año 400 a. C., entonó un trágico discurso incitando a sus soldados a acompañarlo a la libertad o la muerte contra los persas. Después de estar hablando durante una hora, uno de sus soldados estornudó, entendiéndose como una señal favorable de los dioses, haciendo así general a Jenofonte, siguiéndose todas sus órdenes.

Entre los egipcios y los griegos un estornudo era un augurio. Cuando se producía por la tarde era bueno, mientras que si se estornudaba nada más levantarse de la cama o de la mesa podía tener consecuencias negativas. Si lo hacía un recién nacido se consideraba dichoso.

En Japón, el hecho de estornudar dos veces seguidas es señal de que alguien está hablando de ti.

Creado: 16 de julio de 2009

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD