PUBLICIDAD

Una nueva terapia retrasa la progresión del cáncer de páncreas

El fármaco olaparib logra prolongar la supervivencia de pacientes con cáncer de páncreas metastásico una media de 7,4 meses, sin provocar los efectos adversos asociados a la quimioterapia, ya que no daña las células sanas.
Escrito por: Caridad Ruiz

06/06/2019

Cáncer de páncreas

Por primera vez la medicina ha conseguido desarrollar una terapia personalizada de mantenimiento para un subtipo de cáncer de páncreas que frena durante siete u ocho meses el desarrollo del tumor. El tratamiento se basa en el fármaco olaparib, un inhibidor de la proteína PARP que se dirige a las células tumorales y, como impide la acción de esta enzima que repara el ADN, provoca la muerte de las células malignas, pero sin dañar las sanas.

Este medicamento está indicado para enfermos de cáncer de páncreas con metástasis y portadores de una mutación genética en el BRCA1 o BRCA2, que afecta a entre un 7 y un 8% de los pacientes con este tipo de tumor e impide que el ADN pueda repararse. El estudio, llamado POLO, se realizó entre varios centros internacionales, uno de ellos el Hospital Vall d’Hebron Instituto de Oncología (Barcelona) presentado en el congreso de la Sociedad de Oncología de EE.UU. (ASCO), celebrado recientemente se ha publicado The New England Journal of Medicine.

Olaparib frena el tumor durante siete u ocho meses

Para realizar el estudio se seleccionó a enfermos que primero recibieron quimioterapia, y en los que en las siguientes 16 semanas el tumor no progresó. En total participaron 154 pacientes, a los que primero se les trató con quimioterapia, y luego 92 recibieron olaparib, y 62 un placebo. En el primer grupo el tumor no volvió a ser activo hasta 7,4 meses de media después, frente a los 3,8 meses del segundo.

Olparib está indicado para enfermos de cáncer de páncreas con metástasis y portadores de una mutación genética en el BRCA1 o BRCA2, que impide que el ADN pueda repararse

Hasta ahora el cáncer de páncreas solo se podía controlar con quimioterapia, un tratamiento que siempre conlleva una toxicidad asociada. Gracias a este medicamento –que ya se había empleado con éxito en pacientes con cáncer de ovarios–, al menos durante unos siete u ocho meses los enfermos no tendrán que someterse a esta terapia, evitando sus efectos secundarios y mejorando su calidad de vida. El siguiente paso, según los investigadores, es probar si esta terapia funciona con pacientes que no son portadores de la mutación BRCA, pero que presentan déficit en la reparación del ADN.

Hoy la esperanza de vida para los enfermos con cáncer de páncreas con metástasis tratados con quimioterapia fluctúa entre los ocho meses y el año. La tasa de supervivencia de estos enfermos a los cinco años del diagnóstico es inferior al 10%, frente al 85% actual en el cáncer de mama, por ejemplo.

En España, en 2018 se diagnosticaron 7.765 tumores de páncreas, y por su culpa cada año en la Unión Europea mueren 95.000 enfermos. Es un tumor que se suele detectar entre los 65 y los 75 años, y cuyos síntomas son muy inespecíficos, lo que dificulta el diagnóstico y tratamiento tempranos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD