PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Los antiácidos pueden aumentar un 33% el riesgo de enfermedad renal

Las personas que toman de manera continuada inhibidores de la bomba de protones para combatir los síntomas del reflujo gastroesofágico tienen más riesgo de desarrollar insuficiencia renal o enfermedad renal crónica.
Persona tomando un antiácido estomacal

Los investigadores recomiendan evitar la prescripción de antiácidos si no es estrictamente necesario.

24 de Noviembre de 2017

Un gran número de estudios han alertado sobre los riesgos colaterales que puede conllevar el consumo de algunos medicamentos para tratar el reflujo gastroesofágico, ya que se ha demostrado que podrían aumentar el riesgo de infarto de miocardio y de problemas hepáticos. Ahora, los resultados de una nueva investigación indican que también podrían propiciar el desarrollo de enfermedades renales, como la insuficiencia renal crónica.

El estudio ha sido presentado en la Semana del Riñón que se ha celebrado en Nueva Orleans, Estados Unidos, promovida por la Sociedad Americana de Nefrología, y ha dado a conocer que los individuos que toman con frecuencia inhibidores de la bomba de protones (IBP) –que son los fármacos utilizados en el tratamiento de problemas como reflujo, acidez estomacal y úlceras– para disminuir la producción de ácido en el estómago, tenían un 33% más riesgo de desarrollar insuficiencia renal crónica que los que no los tomaban.

El estudio sugiere que los médicos deben valorar de manera exhaustiva la necesidad de prescribir fármacos contra la acidez estomacal

Evitar el uso prolongado de antiácidos

Los autores del estudio comenzaron analizando 8.950 trabajos en los cuales se hacía referencia a una relación entre el consumo habitual de antiácidos y la posible aparición de enfermedades renales. De todos ellos solo cinco, que aglutinaban un total de 536.902 participantes, cumplieron los criterios establecidos, y fueron los elegidos para sacar conclusiones.

Aunque no se ha podido comprobar la relación causal entre la ingesta de antiácidos y la aparición de los problemas renales, Charat Thongprayoon, una de las investigadoras del estudio, advierte de que los profesionales médicos deben valorar de manera exhaustiva la necesidad de prescripción de este tipo de medicamentos, y evitar su uso crónico si no es estrictamente necesario.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD