PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Los adipocitos de la médula ósea, una diana para combatir la leucemia

Un medicamento para la diabetes podría ayudar a combatir la leucemia, ya que estimula los adipocitos de la médula ósea, lo que favorece la eliminación de las células cancerosas y la producción de glóbulos rojos sanos.
Adipocitos de la médula ósea

El medicamento para la diabetes podría beneficiar a los que se encuentran esperando un trasplante de médula ósea.

26 de Octubre de 2017

Estimular los adipocitos o células grasas de la médula ósea elimina las células cancerosas responsables de la leucemia y, además, induce la regeneración de células sanguíneas sanas, según se ha descubierto en una nueva investigación realizada por científicos del Instituto de Investigación sobre Células Madre y Cáncer de la Universidad McMaster de Ontario (Canadá), y cuyos resultados se han publicado en Nature Cell Biology.

Los autores del estudio exploraron un nuevo enfoque para combatir este tipo de cáncer –cuyo tratamiento estándar se centra en eliminar las células cancerosas, y a menudo fracasa porque la falta de glóbulos rojos sanos hace que los pacientes con leucemia mieloide aguda padezcan anemia e infecciones, principales causas de hospitalización y muerte por la enfermedad–, y consideraron la médula ósea como un ecosistema, con el objetivo de alterar el entorno en el que se desarrollan las células malignas.

El nuevo entorno inducido por el fármaco no solo eliminó las células tumorales de la médula ósea, sino que también fortaleció las células sanas y permitió su regeneración

Un fármaco contra la diabetes que favorece la producción de glóbulos rojos

Los investigadores utilizaron un medicamento que actualmente se usa para controlar la diabetes e induce la producción de células grasas en la médula ósea, y obtuvieron muestras de células tumorales de la médula ósea y las compararon con células sanas, comprobando así que dicho fármaco favorecía la producción de glóbulos rojos y ayudaba a eliminar la leucemia.

Como ha explicado Mick Bhatia, director e investigador principal en células madre de McMaster y el Instituto de Investigación del Cancer el nuevo entorno inducido por el fármaco no solo eliminó las células tumorales, sino que también fortaleció las células sanas y permitió su regeneración. Este experto añade que el hecho de que el medicamento empleado ya esté disponible facilita la posibilidad de probarlo en los pacientes, y podría beneficiar especialmente a aquellos que se encuentran a la espera de un trasplante de médula ósea al tener la capacidad de activar sus propias células sanas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD