PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Laringoscopia
La laringoscopia permite el estudio de las vías aéreas superiores, principalmente la faringe y la laringe. Gracias a esta prueba se puede diagnosticar enfermedades y realizar procedimientos sencillos en la garganta.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cómo se hace la laringoscopia

En primer lugar, el médico valorará si puede ser útil realizar la laringoscopia. Si es así se te citará un día para llevarla a cabo o se te realizará en ese mismo momento. El día de la prueba debes realizar una vida normal, y podrás comer o beber justo antes del procedimiento. Cuando llegues a la clínica te pedirán que te sientes en un sillón y te relajes.

Cuando estés cómodo te introducirán un tubo fino y flexible a través de uno de los orificios de la nariz. Cuando entre te pedirán que tragues como si estuvieses bebiendo un trago de agua. Notarás una sensación extraña, como si tuvieses algo de comida en la garganta. A pesar de ello no se suelen sentir fuertes nauseas y es muy raro que des arcadas. Lo mejor es que estés relajado y mantengas una respiración regular y rítmica.

Una vez dentro el otorrinolaringólogo podrá observar el interior de las paredes de la faringe. Buscará alteraciones o malformaciones. Después se fijará en la parte superior de la laringe realizando las mismas observaciones, y centrará su atención en las cuerdas vocales. Puede que te pide que hables, hagas algún sonido agudo y alguno grave. Así las cuerdas vocales se moverán y podrá ver si hay alguna parálisis o alguna lesión (pólipos, úlceras, edemas…).

Después sacará el fibrolaringoscopio sin detenerse en más observaciones. Si es necesario realizar algún procedimiento, el médico decidirá si hacelro en el mismo momento o citarte para otro día. Depende de la urgencia del mismo y de si es preciso suspender alguna medicación antes.

En el caso de las laringoscopias directas, tú estarás anestesiado o inconsciente, por lo que no te darás cuenta de nada. Cuando recuperes el conocimiento es frecuente que notes alguna molestia en la garganta o alguna alteración en la voz. El culpable no suele ser la laringoscopia en sí misma, sino la intubación de la vía aérea.

Complicaciones de la laringoscopia

La laringoscopia no suele tener complicaciones. Sin embargo, alguno de los problemas que pueden aparecer son:

  • Nauseas con o sin vómitos.
  • Heridas con sangrado de la lengua, nariz, faringe o laringe.
  • Transmisión de infecciones, sobre todo si ha habido una herida antes.
  • Espasmo de las cuerdas vocales, que pueden cerrarse cuando se manipula esa región de la vía aérea.
  • Complicaciones típicas de la anestesia (alergia, arritmias, etcétera) cuando se utiliza para intubar.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD