PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Gasometría
La gasometría es una prueba que permite conocer los niveles de oxígeno, dióxido de carbono y otras sustancias en la sangre. Gracias a ella se pueden diagnosticar situaciones de insuficiencia respiratoria.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cómo se hace una gasometría

Cuando llegues a la consulta o a urgencias el médico te hará unas preguntas generales sobre tu estado de salud (enfermedades importantes, factores de riesgo, estilo de vida, lugar de trabajo, etcétera), y sobre todo insistirá en los síntomas que te han llevado a consultar. Después te realizará una exploración física general, y valorará la realización de una gasometría si cree que puede ser útil para el diagnóstico y tratamiento.

En el mismo momento, un médico o una enfermera procederá a extraerte la sangre necesaria para la prueba. Si se trata de una gasometría venosa se extraerá sangre de la parte anterior del codo, como una analítica de sangre cualquiera. Pero lo más frecuente es que sea necesario obtener una muestra de sangre arterial, y para ello se tendrá que sacar sangre de la arteria radial que se encuentra en la muñeca, o de la arterial humeral que está en la cara interna del codo.

Primero se limpiará la superficie de la piel con una sustancia antiséptica para eliminar gérmenes. Después el sanitario palpará el pulso de la arteria que quiere puncionar y cuando la tenga localizada puncionará con una aguja estéril. Se trata de una técnica difícil de realizar y que requiere mucha práctica. Si se acierta, en seguida sale sangre roja brillante que se introduce en la jeringa; suele salir disparada porque la arteria tiene una presión elevada. El pinchazo es bastante doloroso, más que cuando se saca sangre venosa de rutina. Pero sólo dura unos segundos, así que debes mantener la calma y aguantarlo.

Cuando se termine de recoger la muestra te colocarán un algodón en el punto de punción y te pedirán que presiones fuerte durante 10-15 minutos. Eso hará que dejes de sangrar y evitará que se forme un hematoma. La muestra se enviará acto seguido al laboratorio, donde la analizarán con una aparato especializado en gasometrías. En 30-60 minutos se obtendrán los resultados, que el médico podrá interpretar.

Actualizado: 15 de Diciembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD