PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Biopsia hepática
La biopsia hepática permite recoger pequeñas muestras del hígado para estudiarlas al microscopio. Gracias a esta prueba se pueden diagnosticar muchas enfermedades y decidir el mejor tratamiento.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cuándo se hace una biopsia hepática

La biopsia de hígado se realiza cuando aparecen alteraciones que sugieran afectación hepática en una persona. En los últimos años las biopsias hepáticas se han reducido considerablemente gracias al desarrollo de técnicas de imagen como la ecografía, la resonancia magnética o la tomografía computarizada. También se ha implantado el uso del fibroscan, una técnica novedosa que permite conocer la densidad del hígado y que se utiliza ya de forma rutinaria.

Los trastornos que pueden requerir la realización de una biopsia hepática son:

  • Cirrosis: cuando el hígado se daña aparecen en su interior cicatrices fibrosas que invaden al órgano destruyendo su estructura y limitando su funcionamiento. La cirrosis tiene múltiples causas, las más frecuentes son el alcoholismo, las hepatitis víricas y otras enfermedades genéticas.
  • Hepatitis autoinmunes: en ocasiones las defensas de nuestro organismo atacan al hígado. Los linfocitos y otras células blancas invaden los espacios del hígado y lo destruyen. Una biopsia permite visualizar estos cambios.
  • Colangitis esclerosante y cirrosis biliar: estas dos enfermedades tienen un origen incierto, probablemente el sistema inmunológico está implicado de algún modo. La biopsia permite identificar las alteraciones de los conductos biliares.
  • Infecciones: algunas infecciones afectan de forma especial al hígado. Aunque no se trate de una biopsia, el drenaje de abscesos (bacterianos o amebianos) se realiza de forma similar a esta técnica.
  • Esteatosis hepática: se trata del acúmulo de grasa en el hígado, de tal forma que las células se hinchan y se impide su correcto funcionamiento. Suele ocurrir en el contexto del consumo de alcohol, pero también se dan casos familiares en personas que no toman cantidades excesivas de alcohol.
  • Linfoma: aunque el linfoma es un cáncer de las células blancas del sistema inmune, muchas veces se organiza en órganos concretos como el hígado. La biopsia puede sacar de dudas, ya que las técnicas de imagen muchas veces no son concluyentes.
  • Hepatocarcinoma: es el tumor maligno del hígado que más importancia tiene en este órgano. La biopsia permite diagnosticarlo con seguridad y estudiar su grado de malignidad. Ciertas técnicas de imagen permiten evitar la biopsia en algunas ocasiones.

Etiquetas: 

Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD