PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)
La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es una técnica avanzada que combina la endoscopia y la radiología para realizar intervenciones en la parte alta del tubo digestivo.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cuándo se hace una CPRE

Se debe realiza una CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) cuando es necesario estudiar o intervenir sobre las vías biliares del aparato digestivo, los conductos que llevan la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado. También puede ser útil en algunas patologías del duodeno (primer tramo del intestino delgado) o del páncreas.

Antes de realizar una CPRE suele ser necesario realizar una prueba de imagen que muestre el problema del aparato digestivo:

  • Cálculos biliares: los cálculos biliares son verdaderas piedras que se forman en la vesícula biliar y pueden salir a la vía biliar, produciendo obstrucciones que se pueden complicar con acúmulo de bilirrubina en el cuerpo, pancreatitis y dolor abdominal. Cuando las piedras están en la vesícula la mejor solución es extirparla mediante cirugía (una colecistectomía), pero si los cálculos ya han pasado a la vía biliar la CPRE puede detectarlos y alcanzarlos con ganchos, canastas o pequeños balones que barren la vía biliar dejándola libre. En algunas situaciones la CPRE es capaz incluso de destruir los cálculos uno a uno, para ello los atrapa y ejerce presión con fuerza hasta que se pulverizan.
  • Estenosis de la vía biliar: las estenosis de las vías biliares son estrecheces que se producen en la vía biliar después de inflamaciones y manipulaciones. Se pueden producir por cirugías, pero también hay enfermedades que las provocan como los cálculos biliares, enfermedades autoinmunes (como la colangitis esclerosante) o diferentes cánceres que afectan a la zona (el colangiosarcoma y el cáncer de páncreas). Para solucionar las estenosis la CPRE coloca stents que dilatan la vía biliar, estos son unos pequeños muelles que separan las paredes de los conductos, parecidos a los que se utilizan en cardiología.
  • Esfinterotomía: la vía biliar se separa del intestino delgado por una válvula que se llama esfínter de Oddi. Este esfínter es un músculo circular que se abre y se cierra según sea necesario o no el paso de contenido de la vía biliar al duodeno. Para poder realizar cualquier procedimiento en la vía biliar (como los antes mencionados) es necesario realizar un corte que abra este esfínter y deje paso al extremo final del endoscopio, esto se conoce como esfinterotomía. También podría solucionar problemas locales del esfínter de Oddi, como obstrucciones que no dejen paso del contenido de la vía biliar.
  • Toma de biopsias: algunos órganos cercanos a la vía biliar, como el páncreas o el intestino delgado, pueden verse afectados por tumores malignos de difícil acceso. La propia vía biliar padece cánceres como el colangiocarcinoma, que sólo se podría llegar a él a través de una cirugía si no llega a ser porque con la CPRE se alcanzan zonas bastante lejanas. Gracias a ella podemos tomar biopsias fácilmente, obteniendo cilindros de tejido del órgano a estudiar.

Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD