Neuralgia del trigémino
El trigémino es un nervio facial que puede alterarse y provocar episodios de intenso dolor en uno o ambos lados de la cara. Aún no es posible curar la neuralgia del trigémino, pero hay tratamientos capaces de controlar el dolor.

Síntomas de la neuralgia del trigémino

Actualizado: 30 de septiembre de 2020

El síntoma de la neuralgia del trigémino que caracteriza este problema es el tipo de dolor referido por el afectado: los episodios de dolor aparecen de forma intermitente y son intensos, de carácter lancinante o punzante, y se pueden comparar a la sensación producida por una descarga eléctrica, pinchazos, cuchilladas, o contactos con un hierro incandescente. Cada episodio dura desde unos segundos hasta, como máximo, uno o dos minutos, y se repiten varias veces al día o al mes, intercalándose entre ellos intervalos libres de dolor.

Lo más frecuente es que sólo se afecte un único lado de la cara, aunque en el 5% de los casos el dolor se produce en ambas mejillas. La neuralgia del trigémino también se conoce en ocasiones como tic douloureux, por el gesto de dolor con contractura de los músculos de la cara que ocasiona.

Las crisis de dolor pueden llegar a ser incapacitantes en algunos casos, repercutiendo sobre la capacidad para conciliar el sueño, e incluso deteriorando la calidad de vida del enfermo.

Como hemos comentado en el apartado anterior, el dolor ligado a la neuralgia del trigémino puede desencadenarse por la estimulación de ciertas zonas (zonas gatillo) localizadas por lo general en el labio, la mejilla o la nariz. Inicialmente el dolor se localiza en una de las dos ramas inferiores del nervio (rama maxilar o rama mandibular), y con el tiempo puede extenderse hacia otras ramas. El dolor se origina en la rama oftálmica o superior solo en el 5% de los casos.

Creado: 6 de febrero de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD