PUBLICIDAD

Neuralgia del trigémino
El trigémino es un nervio facial que puede alterarse y provocar episodios de intenso dolor en uno o ambos lados de la cara. Aún no es posible curar la neuralgia del trigémino, pero hay tratamientos capaces de controlar el dolor.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Qué es la neuralgia del trigémino

Actualizado: 8 de octubre de 2019

La neuralgia del trigémino es una enfermedad que afecta al nervio trigémino, también conocido como quinto par craneal o V par, que es uno de los doce nervios craneales. Se manifiesta por la aparición de episodios intermitentes de dolor intenso, de carácter punzante (similar a una descarga eléctrica), de segundos de duración, y que típicamente afectan a un único lado de la cara, en el territorio de piel inervado por dicho nervio. El dolor aparece, sobre todo, en la mandíbula superior e inferior, nariz, pómulos y barbilla, y más raramente en la frente. Popularmente se le conocía también como tic doloroso.

Desde su punto de partida en la base del cráneo, el nervio trigémino se divide en tres ramas: rama oftálmica, rama maxilar y rama mandibular. Sus funciones son inervar los músculos encargados de la masticación y recoger la sensibilidad del tacto, la temperatura y el dolor de la cara. Las lesiones del nervio trigémino, que pueden deberse a traumatismos craneales, tumores, malformaciones vasculares, enfermedades como la esclerosis múltiple u otras que dañen la vaina de la mielina (el revestimiento que protege el nervio), o infecciones, producen parálisis de la musculatura de la masticación y disminución de la sensibilidad de la cara. En general, el problema se debe a la compresión ejercida por un vaso sanguíneo sobre el trigémino.

Una simple vibración en la cara, generada por hablar, afeitarse, maquillarse o sonreír, e incluso una ligera brisa fresca, pueden desencadenar esta sensación dolorosa y repentina.

A pesar de que es la forma de neuralgia más conocida, la neuralgia del trigémino no es una enfermedad especialmente frecuente, estimándose que afecta a cinco de cada 100.000 personas, y es más frecuente en mujeres que en hombres (60% frente a 40%). En un 90% de los casos comienza después de los 40 años, siendo especialmente habitual en mujeres mayores de 55 años. En el 5% de los casos la neuralgia es bilateral, es decir, afecta a los dos lados de la cara.

Pronóstico de la neuralgia del trigémino

La evolución y el pronóstico de la neuralgia del trigémino es muy variable. En algunos enfermos los ataques de dolor pueden ocurrir varias veces al día durante semanas o meses, mientras que en otros ceden espontáneamente tras pocos episodios, sin necesidad de tratamiento, manteniéndose sin síntomas durante meses.

En la mayoría de los casos puede evitarse el dolor con un tratamiento adecuado, al menos temporalmente. No obstante, ninguno de los tratamientos (medicación, inyecciones…) garantiza una curación completa, siendo la cirugía otra posibilidad a explorar. En casos de mala evolución, la neuralgia del trigémino puede llegar a provocar un deterioro de la calidad de vida. Cuando los dolores son muy intensos, los enfermos pueden desarrollar ansiedad, depresión, e incluso pensamientos suicidas, aunque afortunadamente esto no es frecuente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD