Eyaculación precoz
Escrito por María Dolores Tuñón, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Se trata del problema sexual más frecuente en los hombres, sin embargo, son muy pocos los que lo confiesan al médico. Craso error, ya que, con la ayuda de un profesional, la eyaculación precoz tiene solución.

Prevención de la eyaculación precoz

La prevención de la eyaculación precoz está íntimamente ligada a la psicología del paciente. Es importante mantener la calma durante las relaciones sexuales sin crearse ningún tipo de expectativas.

La mayoría de los hombres cree que el pensar en otras cosas durante el coito retrasa la eyaculación; sin embargo, no se ha demostrado científicamente que esto sea cierto. Por el contrario, puede ser una fuente de frustraciones, no solo por no conseguir el objetivo perseguido, sino porque no permite al varón centrarse y disfrutar con el sexo. La mente percibe, gestiona y canaliza la excitación sexual y, por tanto, al pensar en “otra cosa” solo se consigue disminuir la capacidad de control sobre la respuesta eyaculatoria.

Consejos para controlar la eyaculación precoz

Anteriormente hemos citado las causas más frecuentes que pueden producir disfunciones sexuales en el hombre. Por lo tanto, se deberán evitar esos factores de riesgo como el alcohol, el tabaco, o las drogas.

No existe en realidad ningún método exacto para prevenir la eyaculación precoz, tan solo pueden darse algunos consejos básicos a seguir:

  • Mantener unas relaciones sexuales sanas y sin presiones.
  • Tener confianza y una buena comunicación con la pareja.
  • Realizar cambios de ritmo durante el coito.
  • Practicar juegos preliminares antes del coito sin prisa.
  • No obsesionarse si a la mujer le cuesta llegar al orgasmo con la penetración. Emplear otros métodos y alargar los juegos preliminares para conseguir una mayor excitación que le facilite alcanzar el clímax.
  • Hacer ejercicio con regularidad, seguir una dieta equilibrada y evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Los problemas de estrés, ansiedad o depresión, deben tratarse adecuadamente porque pueden ser el motivo de la eyaculación precoz.
  • Evitar los malos hábitos masturbatorios en los que se intenta alcanzar el orgasmo lo más rápidamente posible.
  • Acudir enseguida al especialista si un “episodio aislado” de eyaculación precoz se repite.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 05/01/2015

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Fernández-Cruz

Experto en inmunología clínica

“En las patologías inmunológicas el diagnóstico precoz es fundamental para administrar tratamientos adecuados que impedirán que la enfermedad evolucione con complicaciones que dejarán secuelas importantes en el organismo”

 

PUBLICIDAD

7 Años de media pueden durar los sofocos previos a la menopausia

Afectan al 80% de las mujeres durante la perimenopausia, y pueden llegar a durar más de 11 años según un estudio, que revela que si comienzan tras la última regla su duración es menor (3,4 años de media).

Fuente: 'Archives of Internal Medicine'

 

PUBLICIDAD