Faringitis
Escrito por María Dolores Tuñón, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
El tabaco, el alcohol y las comidas muy calientes pueden lesionar la mucosa faríngea y favorecer la aparición de faringitis, una afección frecuente que provoca dolor de garganta, molestias al deglutir y fiebre.

Diagnóstico de la faringitis

Para diagnosticar la faringitis es esencial la realización de un análisis de sangre, que orientará hacia la presencia de una infección vírica o bacteriana. Pero la clínica y la exploración física del paciente son suficientes para establecer ya un diagnóstico de  faringitis.

Se pueden cultivar las secreciones faríngeas para obtener un diagnóstico definitivo (aunque a veces resulta innecesario, o incluso imposible, por no poderse obtener suficiente muestra). El resultado de esta prueba tarda 24 horas en conocerse. No es necesario practicar cultivos a familiares del paciente si están asintomáticos.

En pacientes con faringitis crónica, deberá realizarse una evaluación completa de las vías aéreas y digestivas para descartar la existencia de un posible carcinoma. Esto puede llevarse a cabo con una broncoscopia y gastroscopia.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 04/10/2012

ESPECIAL

Despeja
tu nariz

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ignacio Jáuregui

Experto en urticaria

“En el tratamiento de la urticaria crónica se están obteniendo resultados muy prometedores, y en muchos casos espectaculares, con un anticuerpo monoclonal que se diseñó para tratar el asma grave”

 

70% de los fumadores tienen síntomas de EPOC sin diagnosticar

La tos constante, la expectoración, la fatiga, y sufrir catarros prolongados, son síntomas de EPOC, por lo que los fumadores mayores de 35 años deben consultar al médico si presentan estos síntomas.

Fuente: 'IV Simposium Internacional sobre EPOC y tabaquismo'

 

PUBLICIDAD