Faringitis
Escrito por María Dolores Tuñón, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
El tabaco, el alcohol y las comidas muy calientes pueden lesionar la mucosa faríngea y favorecer la aparición de faringitis, una afección frecuente que provoca dolor de garganta, molestias al deglutir y fiebre.

Diagnóstico de la faringitis

Para diagnosticar la faringitis es esencial la realización de un análisis de sangre, que orientará hacia la presencia de una infección vírica o bacteriana. Pero la clínica y la exploración física del paciente son suficientes para establecer ya un diagnóstico de  faringitis.

Se pueden cultivar las secreciones faríngeas para obtener un diagnóstico definitivo (aunque a veces resulta innecesario, o incluso imposible, por no poderse obtener suficiente muestra). El resultado de esta prueba tarda 24 horas en conocerse. No es necesario practicar cultivos a familiares del paciente si están asintomáticos.

En pacientes con faringitis crónica, deberá realizarse una evaluación completa de las vías aéreas y digestivas para descartar la existencia de un posible carcinoma. Esto puede llevarse a cabo con una broncoscopia y gastroscopia.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 04/10/2012

ESPECIAL

Despeja
tu nariz

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

99% se han reducido los casos de polio en los últimos 25 años

Las campañas de vacunación han permitido que el 80% de la población mundial viva ya en zonas donde se ha erradicado la poliomielitis, una enfermedad que afecta sobre todo a niños menores de cinco años.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud'

 

PUBLICIDAD