PUBLICIDAD

¿Aplazar la paternidad para tener hijos más longevos?

Se ha descubierto que las personas cuyos padres eran más mayores en el momento de concebirlos son más longevos que los hijos de padres más jóvenes. La clave está en la longitud de los telómeros.
¿Aplazar la paternidad para tener hijos más longevos?

Padre maduro acompañado de su hijo.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Northwestern de Illinois, en Estados Unidos, ha descubierto que las personas cuyos padres eran más mayores en el momento de concebirlos son más longevos que los hijos de padres más jóvenes. El número de años vividos aumenta, además, si también sus abuelos habían retrasado la paternidad.

La expectativa de vida de los seres humanos está ligada a la longitud de los telómeros que se encuentran en los extremos de los cromosomas que contienen el ADN, y cuya función es proteger a las células. Las células se dividen sin cesar durante nuestra vida y, cada vez que lo hacen, los telómeros se vuelven más cortos; por eso, cuanto mayor longitud tengan los telómeros, más se retarda el envejecimiento y más se incrementa la esperanza de vida.

Los científicos observaron que los telómeros del esperma se alargan con la edad, y que los hijos pueden heredar así estos telómeros con mayor longitud

Al realizar el estudio –que se ha publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS)– los científicos observaron que la información genética de los espermatozoides se modifica a medida que el hombre va envejeciendo, y que los telómeros del esperma se alargan con la edad. Como el hombre transfiere el ADN a sus descendientes a través del esperma, los hijos pueden heredar estos telómeros con mayor longitud.

En la investigación se analizaron los telómeros de 1.779 jóvenes de Filipinas, comprobando que estos eran más largos en aquellos cuyos progenitores eran más mayores cuando ellos nacieron. Con cada año que el padre había retrasado la paternidad se observaba un aumento de la longitud de los telómeros del hijo equivalente al acortamiento que se produce en los telómeros de los adultos de mediana edad. Y los telómeros eran más largos todavía cuando el abuelo del joven también había sido padre más tarde.

En opinión de los autores del trabajo, heredar telómeros con mayor longitud puede beneficiar especialmente a las funciones del organismo asociadas a un rápido crecimiento celular, como ocurre con las del sistema inmune o el aparato digestivo.

Etiquetas: 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD