¿Por qué se me duermen los pies?

El adormecimiento u hormigueo en los pies puede ser de origen óseo, vascular o nervioso y aunque en la mayoría de los casos es puntual y leve, podría ser un indicador de problemas más serios. Descubre ante qué síntomas debes acudir al médico.
¿Por qué se me duermen los pies?

Actualizado: 15 de julio de 2020

A todos nos ha pasado que en algún momento, se nos han dormido nuestros pies u otras extremidades, como las piernas, las manos o los brazos. Es una sensación de hormigueo o adormecimiento en la que dejamos de sentir la zona y suele acompañarse de leves pinchazos que parecen alfileres clavándose en nuestros pies. Seguramente te has preguntado preocupado a qué se debe su incómoda aparición.

Pues bien, esta situación clínica se denomina parestesia, y aunque en la mayoría de los casos es leve y transitoria, también puede ser un indicador de otros problemas más serios. Y es que, el origen de esta situación suele ser neurológico, vascular o ambos.

  • Adormecimiento de las extremidades de origen vascular

    Adormecimiento de las extremidades de origen vascular

    Así, hablamos de origen vascular cuando lo que se ve afectado es nuestro sistema circulatorio. Existen distintos problemas que pueden dar lugar a esta situación:

    • Por ejemplo uno de los síntomas que le ocurren a una persona que le está dando un infarto, es el adormecimiento del brazo izquierdo.
    • Al igual que ocurre en una trombosis, el bloqueo del torrente sanguíneo puede manifestarse con sensación de adormecimiento de la extremidad.
    • La dificultad de la sangre para circular por las arterias cuando estas presentan endurecimiento o rigidez (arterioesclerosis) también puede provocar adormecimientos de las extremidades.
    • Existen otra serie de enfermedades de origen circulatorio que pueden dar lugar a esta situación y siempre es recomendable acudir a su médico si persiste la sensación de hormigueo o adormecimiento de las extremidades.

    El problema del adormecimiento de alguna extremidad de origen circulatorio, se debe en parte a que cuando hay situaciones de mala circulación, el oxígeno que va en ese torrente sanguíneo no llega igual a los tejidos y nervios circundantes.

  • Adormecimiento de las extremidades de origen neurológico

    Adormecimiento de las extremidades de origen neurológico

    Hablamos de origen neurológico cuando afecta a los nervios que transmiten la información a nuestro cerebro. Para hacerlo más visual, es como si nuestro cuerpo estuviera lleno de cables (nervios) que envían información constantemente a la computadora central (cerebro). En ocasiones, los nervios pueden verse dañados por diversos motivos:

    • Por la interacción de distintas sustancias como el alcohol, el tabaco o fármacos como los utilizados para el tratamiento mediante quimioterapia.
    • Al igual que en el origen vascular, también pueden presentar daños relacionados con distintas enfermedades en las que los nervios pueden presentar tumoraciones (neuromas o neurofibromas) o endurecimiento (como por ejemplo en la esclerosis múltiple).
    • La artrosis también pueden causar este tipo de problemas, y aunque este sería un origen óseo, es el cambio de forma del hueso, debido a la artrosis, el que puede comprimir un nervio que discurra cercano pudiendo dar lugar a la sensación de hormigueo.

Situaciones leves que pueden provocar que se te duerman los pies

En lo que a los pies se refiere, la sensación de hormigueo o adormecimiento puede tener lugar por cualquiera de los problemas anteriormente descritos y también por situaciones más leves como pueden ser las siguientes:

  • Situaciones leves que pueden provocar que se te duerman los pies: calzado ajustado

    Cuando se lleva calzado ajustado, apretado o que comprima el pie o al apretar mucho la lazada. Aquí podemos englobar a aquellas personas que se aquejan de dicha sensación cuando llevan botines que les aprietan en la zona alta del dorso del pie o empeine, o bien por un acordonado apretado o calzados cuya horma es estrecha para el pie que va alojado. En resumen todas aquellas tiene esta sensación de hormigueo debido a presiones que recibe el pie por parte del calzado.

     Solución: En estos casos, la solución consistiría en cambiar el calzado por uno algo más ancho, acordonarlo de forma más suave o no usar calzado de tipo botín. Para solucionarlo también pueden ser de ayuda distintos ejercicios específicos del pie o el uso de soportes plantares, lo mejor sería consultar con su podólogo de confianza.

  • Situaciones leves que pueden provocar que se te duerman los pies: postura inadecuada

    Postura inadecuada. Cuando permanecemos en la misma posición durante un periodo de tiempo, por ejemplo con las piernas cruzadas, debido a la compresión existente en una o en las dos piernas se nos pueden dormir los pies o incluso las piernas. Su origen tendría que ver con lo anteriormente descrito. Dicha sensación de adormecimiento puede estar relacionado, en determinadas posturas, con retracciones musculares, contracturas, etcétera.

     Solución: Adquirir buenos hábitos posturales o adaptar tu puesto de trabajo para evitar este tipo de posiciones de las piernas puede ser de ayuda para evitar estos episodios.

  • Situaciones leves que pueden provocar que se te duerman los pies: frío

    En deportistas: esta sensación de adormecimiento de los pies pueden darse en alpinistas por congelaciones leves por frío. También en ciclistas debido a que su botín no es el adecuado o debido a un mala posición de la cala que presiona la planta del pie y provoca esta sensación de adormecimiento. Así mismo, se puede dar en corredores debido a que las zapatillas o el acordonado hacen presión en zonas concretas, sin necesariamente sentir dicha presión.

     Solución: En algunos casos, la solución pasaría por el uso de unos soportes plantares a medida (plantillas a medida) prescritas por su podólogo.

Qué hacer si se te duermen los pies: consejos para aliviarlo

Para mejorar estos casos más leves y siempre atendiendo a que lo ideal es siempre visitar a su podólogo de confianza para valorar su caso en concreto, existen determinadas actuaciones que podemos realizar por nosotros mismos como pueden ser:

  • Qué hacer si se te duermen los pies: baños de agua

    Baños de agua con contraste de agua fría y agua caliente, por ejemplo alternar 2 minutos en agua fría y 2 en agua caliente.

  • Qué hacer si se te duermen los pies: masajes

    También podemos masajear los pies en dirección desde la punta de los dedos hacia el pie y luego hacia la pierna.

  • Qué hacer si se te duermen los pies: estiramientos

    Realizar estiramientos de nuestra musculatura intrínseca (dentro del pie) y extrínseca (el músculo se encuentra dentro y fuera del pie), así como de la musculatura de las piernas y espalda.

  • Qué hacer si se te duermen los pies: caminar a diario

     

    Por último, caminar a diario y mantener una dieta equilibrada y saludable.

Creado: 13 de julio de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD