Virus de las palomas zombis: así es la enfermedad de Newcastle

La enfermedad de Newcastle hace que las palomas se comporten como zombis (dan vueltas, retuercen el cuello…), síntomas que pueden afectar a aves de todo el mundo. Conoce sus riesgos y cómo se contagia este virus detectado en Reino Unido y España.
Ilustración de una paloma 'zombie'

Actualizado: 28 de noviembre de 2022

Las palomas son consideradas una plaga urbana cuando se acumulan en grandes cantidades en parques, jardines y otros espacios públicos de ciudades o pueblos, ya que sus deposiciones deterioran los monumentos y edificios en general, y además son portadoras de parásitos. Ahora, sin embargo, se han convertido en noticia por ser víctimas de la enfermedad de Newcastle, provocada por un virus de la familia Paramyxoviridae que afecta a su sistema neurológico y hace que tengan un comportamiento extraño, por lo que en las redes se ha bautizado como ‘síndrome de las palomas zombis’.

PUBLICIDAD

La infección se ha detectado inicialmente en Reino Unido, donde las autoridades han confirmado varios casos en palomas de la Isla de Jersey, y según ha declarado al periódico The Mirror un portavoz del Refugio de Animales de la Isla de Jersey: “Ha habido un aumento en la cantidad de palomas que ingresan en el Refugio de Animales en las últimas semanas, muchas de las cuales han mostrado signos neurológicos como torcer el cuello, dar vueltas o no poder pararse”. En los últimos días parece que se investiga también la presencia de este virus en España, en zonas de Barcelona y Sevilla, aún sin confirmarse.

Plaga de palomas

Qué es la enfermedad de Newcastle y cómo se contagia

El Paramixovirus aviar tipo 1 (APMV-1) es el responsable de esta infección vírica y, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, al tratarse de una enfermedad endémica en aves silvestres –que incluso pueden ser portadores sin estar enfermas– puede afectar también a las aves domésticas de cualquier parte del mundo, ya que además es muy contagiosa. El APMV puede infectar a más de 200 especies de aves y las más propensas a contraer la infección son las gallináceas, seguidas de faisanes, pavos, palomas y ocas.

PUBLICIDAD

El portavoz del Refugio ha explicado que el virus puede sobrevivir más tiempo durante los meses más fríos y húmedos y “por lo tanto, los casos son más comunes durante esta época del año”. Se transmite por el contacto con individuos infectados o con agua, alimentos u objetos que hayan estado en contacto con los mismos o con sus heces o secreciones, tiene un periodo de incubación de entre cinco y 20 días, y puede desencadenar síntomas en las aves como:

  • Signos respiratorios: jadeo, tos, estornudos y ruidos al respirar.
  • Signos nerviosos, que incluyen temblor, espasmos, desorientación, movimientos en círculos y torsión del cuello. Parálisis parcial de alas y patas, por lo que tienen dificultades para mantenerse en pie, no pueden remontar el vuelo, e incluso tienen problemas para alimentarse.

    PUBLICIDAD

  • Heces muy húmedas y líquidas (diarrea) que suelen presentar un color verdoso.
  • Pérdida de apetito y de peso y aletargamiento.
  • Interrupción parcial o completa de la producción de huevos, que también pueden tener anomalías de forma, color, superficie…

La enfermedad de Newcastle es una enfermedad animal de declaración obligatoria, según lo establecido en el Reglamento de Ejecución (UE) 2020/2002 de la Comisión, de 7 de diciembre de 2020, pero, aunque es relativamente frecuente en las aves, desde el Ministerio aseguran que “no supone ningún riesgo para el ser humano desde el punto de vista alimentario”.

Paloma enferma

Síndrome de las palomas zombis, ¿puede afectar a los humanos?

Calificar de ‘zombis’ a las palomas con la enfermedad de Newcastle puede sonar preocupante, pero lo cierto es que es muy poco probable que esta infección se transmita a los seres humanos, en los que además la sintomatología es muy diferente. De hecho, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) indica que es “una zoonosis muy leve (o sea, una enfermedad animal que puede infectar a los humanos) y puede causar conjuntivitis en el hombre, pero suele ser muy leve y limitada”.

PUBLICIDAD

Lilianne Ganges, investigadora del Centre de Recerca en Sanitat Animal (Barcelona) ha declarado a Newtral.es que “el término ‘zombis’ que se le adjudica a las palomas se debe a la generación de síntomas nerviosos que desarrollan estas aves, pero se debe evitar porque, además de crear confusión, puede crear falsas alertas y temores en la población”, ya que “solo se ha reportado la generación de conjuntivitis autolimitada en trabajadores de laboratorio y avícolas”.

La enfermedad de Newcastle "es una zoonosis muy leve y puede causar conjuntivitis en el hombre, pero suele ser muy leve y limitada”

Víctor Jiménez, catedrático en Microbiología por la Universidad Complutense de Madrid, también ha declarado al mismo medio que la enfermedad de Newcastle no supone un peligro para las personas y ha recordado un caso en el que sí se podría utilizar el término zombi para describir al afectado: “Hay fenómenos de la naturaleza que sí se podrían llamar zombis, como el hongo Ophiocordyceps unilateralis, que ataca a las hormigas y se hace con su voluntad”.

PUBLICIDAD

Este experto ha explicado que los paramixovirus son más frecuentes en los animales, aunque también provocan enfermedades en los seres humanos, como el sarampión, y que si una persona se contagia: “el virus suele provocar rinitis y conjuntivitis, infecciones accidentales ocupacionales, pero no causa ninguna patología grave. Lo normal es que la persona sea asintomática”.

Esta enfermedad se puede prevenir, además, gracias a una vacuna que se administra sobre todo a los animales domésticos. También existen técnicas de diagnóstico rápido y medidas epidemiológicas que ha establecido la OMSA para controlar la infección y evitar su propagación.

Mujer rascándose los ojos en un parque

España, país libre de la enfermedad de Newcastle

En nuestro país el último brote de la enfermedad de Newcastle se produjo en junio de este año en el municipio de Húercal-Overa, en Almería. Se trataba del primero notificado desde 2009 y, tras limpiar y desinfectar todas las explotaciones afectadas, el pasado mes de octubre se consideró que este caso estaba resuelto y España ha recuperado el estatus de país libre de la enfermedad de Newcastle, según lo establecido en el código de la OMSA.

Creado: 22 de noviembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD