PUBLICIDAD

Cordyceps, el hongo parásito: 10 beneficios para la salud

Al Cordyceps, un hongo usado en la medicina tradicional china para aumentar la energía, tratar enfermedades respiratorias o potenciar el deseo sexual, se le atribuyen otros muchos beneficios. Descubre por qué es tan apreciado.
Escrito por Natalia Castejón, periodista especializada en vida saludable
Té de Cordyceps Militaris

El Cordyceps, un hongo parasitario al que se le han atribuido grandes beneficios para la salud, adquiere cada vez más popularidad. A su fama contribuye la curiosa forma que tiene de crecer, pues infecta a un insecto y lo va destruyendo por dentro hasta que acaba con él, lo parasita y se queda a vivir en su interior.

Existen más de 400 especies de Cordyceps, y prácticamente todas nacen en las altas montañas del Himalaya en el Tíbet, India, Nepal y algunas zonas de China, pero tres son las más conocidas, el Cordyceps sinensis –también llamado Yartsa gunbu o yarsagumba–, el Cordyceps militaris, de aspecto más fino y anaranjado que el anterior, y el Cordyceps unilateralis, que infecta y se hace con el control de la cabeza de las hormigas, provocando que estas actúen como zombies.

Comprar Cordyceps procedente de cultivos artificiales reduce su precio y evita tener que comer el insecto momificado

De todos los tipos de Cordyceps, solo el sinensis y el militaris son comestibles, y a ambos se les han atribuido numerosas propiedades terapéuticas, pues tienen características similares. En la actualidad, debido al auge de la demanda de este tipo de hongo y a lo difícil que es encontrarlo –el insecto donde vive está bajo tierra y solo sobresale a la superficie una alargada y fina parte de él, que puede ser confundida con los brotes de algunas plantas–, se ha empezado a cultivar de manera artificial, usando para ello como base sustrato de arroz o de soja, entre otros. Esta opción puede ser la favorita de los más escrupulosos, pues de esta manera no se tiene que ingerir el insecto muerto, sino tan solo el hongo.

Beneficios atribuidos al hongo Cordyceps

Si hablamos de su composición, según un estudio realizado por un miembro de la Universidad de Alcalá (UHA) en Madrid, entre los compuestos farmacológicos del Cordyceps se encuentran el ácido cordicepídico, el ácido glutámico, esteroles, D-manitos, poliaminas, vitaminas del grupo B (B1, B2 y B12), vitamina E, vitamina K y hasta 20 minerales, entre los que se encuentran sodio, cinc, hierro, potasio, calcio, cobre, manganeso y selenio.

Por su elevado precio y por la escasa comercialización de la versión original, es más común tomar Cordyceps como suplemento alimentario, en formato de pastillas o polvo

Aunque se han llevado a cabo numerosos estudios para analizar las propiedades del Cordyceps, la mayoría se han realizado en animales o en pruebas de laboratorio, por lo que conviene ser cautos ya que todavía queda investigar mucho más para conocer a fondo las bondades de este hongo. No obstante, estos son los 10 principales beneficios para la salud que se le atribuyen:

  1. Mayor rendimiento y energía: un estudio publicado en el International Journal of Medicinal Mushrooms reveló que tomar Cordyceps prolongaba el tiempo que podían estar nadando los ratones, y aumentaba la cantidad de glucógeno en el hígado y en los músculos, lo que tiene un efecto antifatiga, e incrementa el uso de oxígeno y la eliminación del ácido láctico. Este hecho se comenzó a analizar después de que en 1993 unas atletas chinas batieran tres récords mundiales en carrera y declararan haber tomado una dieta rica en Cordyceps sinensis.
  2. Antienvejecimiento: además de su efecto antifatiga, que hace que los mayores se sientan más activos, también se ha demostrado que el Cordyceps contrarresta los efectos del estrés oxidativo, responsable de acelerar el envejecimiento y promover la aparición de enfermedades, según un estudio de 2016 hecho con células humanas de sangre periférica. Además, en unas pruebas hechas en ratones se observó que aquellos que habían tomado este hongo vivían varios meses más que los del grupo de control, que ingirieron placebo.
  3. Vigorizante sexual: este es uno de los principales usos que se le da al Cordyceps, y al parecer puede ser efectivo tanto para el hombre como para la mujer. Una investigación reflejada en el Indian Journal of History of Science lo analizó y llegó a la conclusión de que puede combatir las disfunciones sexuales y ser una alternativa natural a la viagra.
  4. Estimula el sistema inmunitario y antiinflamatorio: aunque cierta inflamación es beneficiosa en el organismo, en exceso puede fomentar el desarrollo de problemas de corazón, o incluso cáncer. El Cordyceps reduce las proteínas que aumentan la inflamación, por lo que podría decirse que es un complemento natural de los fármacos antiinflamatorios, según un estudio coreano. Incluso podría constituir una alternativa para tratar la inflamación de las vías respiratorias, como ocurre en el caso del asma, o al menos así lo muestra un trabajo realizado en ratas.
  5. Protege el corazón: según un estudio publicado en Phytotheraphy Research, el Cordyceps aumenta los niveles de adenosina, un compuesto natural que actúa como protector cardíaco. Además, un trabajo chino probó en ratones con una dieta rica en grasas saturadas el efecto que tenía este hongo tibetano. Los resultados mostraron que la suplementación logró reducir los niveles de colesterol LDL o malo y los de triglicéridos en sangre, lo que promovía una mejora en la salud cardiovascular.
  6. Favorece el control de los niveles de azúcar en sangre: tal y como explica un estudio publicado en Oxidative Medicine and Cellular Longevity en 2016, el Cordyceps militaris podría actuar como lo hace la insulina en el organismo de ratones, manteniendo unos adecuados niveles de azúcar en la sangre. Otra investigación publicada en el Journal of Diabetes Research, corrobora estos hallazgos además de confirmar las mejoras en los triglicéridos y el colesterol malo.
  7. Posible efecto anticancerígeno: este es, junto con el efecto sexual, uno de los motivos por los que la gente consume más el Cordyceps, concretamente la especie militaris, y es que existen algunos estudios que afirman que tiene la capacidad de inhibir el crecimiento de las células cancerosas de diversos tipos de tumores, como el cáncer de piel, pulmón, hígado o colon, según muestran las investigaciones publicadas en el Journal of Microbiology, DARU Journal of Pharmaceutical Sciences y Molecules, eso sí, hay que dejar claro que la mayoría han sido realizados tan solo en pruebas de laboratorio.
  8. Ayuda a luchar contra la depresión: un trabajo realizado por el Noevir-Keio Research Laboratory de Tokio encontró que el Cordyceps sinensis tenía un efecto antidepresivo en los ratones con depresión, pues era capaz de aumentar los niveles de adrenalina y dopamina, dos hormonas que provocan sensaciones placenteras; sin embargo, no presentaba efectos en los niveles de serotonina, otra de estas hormonas. Un efecto que no se ha comprobado aún en humanos.
  9. Mejora la fertilidad: este efecto parece afectar tanto al hombre como a la mujer. En el caso femenino, el hongo tibetano estimula las funciones endocrinas y regula las hormonas lo que, según el International Mycotheraphy Institute, podría ayudar a que en el momento de la fecundación el óvulo esté maduro, y evitar el exceso de mucosidad que puede obstruir las trompas de Falopio. En el caso masculino, un estudio en cerdos publicado en el The American Journal of Chinese Medicine, encontró que los machos que tomaron Cordyceps militaris experimentaron un aumento en el recuento de espermatozoides del 33%, y un 29% menos de malformaciones y una supervivencia un 79% mayor en los mismos.
  10. Beneficioso para el hígado: una investigación del World Journal of Gastroenterology concluyó que el hongo Cordyceps sinensis era capaz de frenar la fibrosis tisular, rebajar la inflamación y mejorar la función hepatocelular, retardando así el desarrollo de cirrosis. Además, otro estudio del Hospital de Beijing (China) indica que podría ser usado como coadyuvante tratamiento para la hepatitis B.

Cómo se toma el Cordyceps

Si puedes permitirte la compra del Cordyceps natural, por ejemplo si viajas a alguno de los sitios donde crece, tendrás el privilegio de paladear su verdadero sabor. La forma de preparación más usada es en infusiones, donde se toma tanto el hongo como el caldo resultante de la cocción. Otra manera tradicional de ingerirlo es añadiéndolo troceado en recetas de cerdo, pollo o pato.

Sin embargo, por su elevado precio y por la escasa comercialización de la versión original, es más común tomar Cordyceps como suplemento alimentario, en formato de pastillas o polvo. Su contenido proviene, en la mayoría de los casos, de las versiones del hongo cultivadas en laboratorios, aunque con las mismas propiedades. Las diversas investigaciones realizadas recomiendan un consumo de entre tres y nueve gramos al día para poder así obtener todos sus beneficios para la salud.

También puede encontrarse mezclado, por ejemplo, con ginseng o ginkgo biloba, que le aportan todavía mayores propiedades. Sin embargo, hay que tener cuidado con las imitaciones y los engaños, y desde el International Mycotheraphy Institute recomiendan buscar productos certificados por un organismo europeo, y evitar aquellos en cuya composición figuren el almidón, el maíz, el azúcar, la soja o los lácteos, y no comprar comprimidos que hayan pasado por un proceso de alta presión y calor, pues pueden haber perdido todas sus propiedades; lo mejor en este caso es optar por cápsulas rellenas de polvo del hongo.

Contraindicaciones del Cordyceps

Aunque el Cordyceps comestible no parece ser tóxico, es cierto que no existe una evidencia científica sobre sus posibles efectos en niños, embarazadas o lactantes, por lo que está desanconsejado el consumo de este hongo en estas etapas de la vida. Tampoco se recomienda su ingesta en pacientes que sigan tratamientos basados en antipsicóticos, broncodilatadores o anticoagulantes, pues puede interferir en su eficacia.

Lo mejor en este caso, en el que a pesar de que existen muchos estudios científicos solo algunos han sido realizados en seres humanos, es consultar con el médico antes de tomar cualquier tipo de suplemento, pues este profesional, en base al historial clínico del paciente, podrá determinar si su consumo será beneficioso o, por el contrario, contraproducente.

Actualizado: 3 de abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD