Diverticulosis
La diverticulosis es una afección del intestino grueso muy común. Aunque suele ser asintomática, puede causar estreñimiento, fístulas, molestias abdominales… Una dieta sana y rica en fibra es la mejor prevención.

Tipos y síntomas de la diverticulosis

Actualizado: 23 de septiembre de 2020

La diverticulosis se puede clasificar, según los síntomas y la gravedad del cuadro en:

  • Enfermedad diverticular asintomática.
  • Enfermedad diverticular sintomática.
  • Simple. Suele representar el 75% de los casos, sin síntomas ni complicaciones.
  • Complicada. Una cuarta parte de los casos donde se presentan inflamación, abscesos o perforaciones.

En la mayoría de los casos se trata de diverticulosis sin síntomas, mientras que en el 20% de los casos sí que presentan síntomas, que consisten en:

Síntomas de la diverticulosis

Los síntomas más habituales que presenta un paciente con diverticulosis son los siguientes:

  • Dolor: es un dolor leve, generalmente localizado en la zona izquierda del abdomen y encima de la vejiga, y que se suele acentuar después de comer aliviándose parcialmente tras defecar. Su intensidad es mucho menor que en los casos de diverticulitis.
  • Calambres.
  • Hinchazón.
  • Constipación (eliminación de heces escasas, difíciles de expulsar o infrecuentes).
  • Sangrado.
  • Inflamación.
  • Fístulas.
  • Cólicos leves.
  • Distensión abdominal.
  • Estreñimiento.

Síntomas de la diverticulitis

Los divertículos por sí mismos no son peligrosos. El problema se plantea cuando las heces se quedan atrapadas en su interior y los divertículos se infectan y se inflaman y, en estos casos, se origina lo que conocemos como diverticulitis. Este trastorno afecta a entre un 10% y un 20% de las personas con diverticulosis, y manifiesta los siguientes síntomas:

  • Dolor en la parte inferior del abdomen (suele aparecer en el lado izquierdo).
  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Escalofríos.
  • Estreñimiento.
  • Cólicos.
  • Pérdida de peso.
  • En los casos más graves puede llegar a producir obstrucciones o desgarros hemorrágicos.

Creado: 9 de diciembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD