Conociendo los factores de riesgo, es relativamente sencillo deducir las pautas de prevención para la diabetes gestacional. El control del peso y una dieta equilibrada, antes y después de la concepción, supondrán un primer paso para asegurar un embarazo saludable.

En ocasiones las mujeres embarazadas tienden a mantener una ingesta de alimentos demasiado elevada durante todo el embarazo; para evitar que esto contribuya a la aparición de complicaciones, debe informarse a la futura madre, explicándole cómo controlar su alimentación para que su peso se incremente dentro del límite adecuado.

El ejercicio físico moderado (caminar como mínimo una hora diaria) ayuda a mantener el peso, y el perfil hormonal y lipídico, dentro de los valores adecuados.

Del mismo modo, si estás planeando quedarte embarazada, es muy recomendable que acudas a una consulta preconcepcional, donde un especialista te informará de las pautas saludables que debes empezar a adoptar antes de la concepción y te realizará las pruebas que considere necesarias para evaluar tu estado de salud, y que servirán también para conocer si presentas factores de riesgo que podrían predisponerte a sufrir alguna complicación y, de esta forma, establecer las medidas adecuadas para prevenir o detectar precozmente cualquier problema.

Creado: 11 de enero de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD