Ed Tronick y Claudia M. Gold

Autores de 'El poder de la discordia', psicólogo clínico y pediatra especializada en salud mental en la primera infancia
El psicólogo Ed Tronick y la pediatra Claudia M. Gold explican cómo podemos manejar la discordia para mantener relaciones afectivas saludables y aprender a resolver desacuerdos y conflictos para lograr el bienestar emocional.
Ed Tronick y Claudia M. Gold
“Cada vez que dos personas navegan con éxito de la discordia a la reparación, su confianza mutua aumenta”
Escrito por: Diana Oliver

02/12/2021

Las relaciones humanas son complejas. A veces, complejísimas. No hace falta profundizar mucho para encontrar momentos de desencuentro con otras personas: la discordia está presente a todos los niveles, en muchos momentos. La discordia no solo es saludable, sino esencial para el crecimiento y el cambio. Esta es la idea que Ed Tronick, psicólogo clínico y del desarrollo y cofundador de la Unidad de Desarrollo Infantil del Boston Children’s Hospital, y Claudia M. Gold, pediatra especialista en salud mental en la primera infancia, desarrollan en El poder de la discordia (Ariel), un libro que es fruto de sus respectivas décadas de investigación y trabajo clínico. Los autores derriban el mito de que la armonía perfecta es la característica definitoria de las relaciones saludables, y defienden que los conflictos no solo están bien, sino que son necesarios para nuestro desarrollo social y emocional. ¿La clave? El proceso de reparación de esos conflictos.

PUBLICIDAD


¿Cómo definen la discordia?

Autores de El poder de la discordia
Lo que queremos decir con discordia es que dos individuos en cualquier relación, en virtud de ser seres separados, a veces tendrán diferentes motivaciones e intenciones. La discordia se define ampliamente como las motivaciones e intenciones de uno que se encuentra con diferentes motivaciones e intenciones del otro. Hay una gradación de cosas simples que navegamos sin siquiera darnos cuenta, como una madre que deja brevemente a su bebé lactante para responder al timbre de la puerta, a enfrentamientos importantes, como el adolescente explotando ante las restricciones de los padres que violan su sentido emergente de independencia.

A lo largo de la niñez, estas interrupciones o momentos de discordia son saludables cuando son proporcionales a la capacidad del niño en desarrollo para manejarlas. A lo largo de nuestras vidas en todas las relaciones navegamos de manera similar por conflictos tanto menores, como mayores. Todos ellos, cuando nos tomamos el tiempo para repararlos, ayudan a promover un crecimiento saludable y la curación.

PUBLICIDAD

¿Por qué un libro enfocado al desacuerdo como la clave en las interacciones personales?

La idea central surgió del descubrimiento revolucionario [del Dr. Tronick] de que, lejos de estar sintonizadas, las interacciones típicas entre padres e hijos están muy mal sintonizadas. Mientras se repare la mayoría, el desarrollo procede de manera saludable. De hecho, ese proceso de “reparación de desajustes” es una parte fundamental del desarrollo humano.

Escribir el libro a cuatro manos supongo que ya habrá sido un reto de ajuste en cuanto a puntos en común y desacuerdos…

Ciertamente “practicamos lo que predicamos” con muchos momentos de gran discordia. Pero con el compromiso de reparar, descubrimos que cada uno de ellos ayudó tanto al libro, como a nuestra relación entre nosotros, a crecer.

La discordia se define ampliamente como las motivaciones e intenciones de uno que se encuentra con diferentes motivaciones e intenciones del otro

¿Cuál es el valor de la discordia en la construcción de relaciones sanas?

Cada vez que dos personas navegan con éxito de la discordia a la reparación, su confianza mutua aumenta. Además, desarrollan un sentido central de esperanza, un sentimiento de que “puedo actuar en mi mundo para mejorarlo”.

PUBLICIDAD

Claves de una buena relación entre padres e hijos

¿Cómo establecer unas relaciones afectivas saludables con nuestros hijos?

Lo más importante es que los padres, y todas las personas que interactúan con los niños, reconozcan que el comportamiento es una forma de comunicación. En lugar de abordar el comportamiento en sí, debemos tomarnos un tiempo para comprender el significado del comportamiento. Veo este problema en mi práctica de pediatría, cuando los padres vienen a mi consultorio en busca de una solución rápida al “problema de conducta” de su hijo en forma de asesoramiento, diagnóstico, e incluso medicamentos.

Quieren saber si hay algo “mal” con su hijo. Parte de ellos anhela que la respuesta sea “sí”. Esa certeza, al menos temporalmente, alivia la ansiedad detrás de la alternativa de que algo anda mal con ellos. La instrucción de expertos sobre qué hacer de manera similar ofrece un alivio temporal. Pero encuentro que, cuando se les da la opción, los padres prefieren tener tiempo y espacio para contar su historia en toda su complejidad; sentirse escuchados y comprendidos.

Los errores que cometemos como padres no solo son inevitables, sino que son esenciales para un desarrollo saludable

Normalmente, el problema representa una interacción compleja de las vulnerabilidades biológicas de un niño, las relaciones entre padres e hijos, las relaciones entre los padres y con las familias de origen de ambos padres. El comportamiento del niño a menudo representa una forma de pérdida para la generación anterior.

PUBLICIDAD

¿Por qué es importante que desde la infancia se preste atención a los momentos de desajuste y reparación?

Cuando los niños no tienen la oportunidad de recuperarse pueden desarrollar un sentido central de ansiedad o desesperanza. Para los niños pequeños, esta escasez de reparación puede ocurrir por muchas razones. La pobreza, la violencia comunitaria, el racismo y otros factores externos pueden agotar los recursos de reparación de los cuidadores. La depresión, el abuso de sustancias y el simple hecho de sentirse abrumado por el cuidado de niños pequeños con un apoyo insuficiente son otros factores.

Salud mental

Y una tercera posibilidad proviene del niño: algunos bebés desde el nacimiento son más difíciles de cuidar, con altos grados de desregulación y señales que son más difíciles de leer. Cuando los cuidadores de niños pequeños cuentan con un apoyo proporcional a la importancia de su tarea de criar, entonces pueden estar más disponibles para participar en el proceso de reparación de desajustes.

PUBLICIDAD

En el libro ponéis el ejemplo del vídeo de un experimento que demuestra cómo el perfeccionismo se vuelve un obstáculo. Winnicott hablaba de ser una madre suficiente y no una madre perfecta. ¿Cómo se concreta este concepto?

La idea central de la “madre suficientemente buena” es que los errores que cometemos como padres no solo son inevitables, sino que son esenciales para un desarrollo saludable. A medida que el cuidador y el bebé pasan de la incomprensión a la comprensión, su conexión se profundiza. Al mismo tiempo, un bebé adquiere una sensación cada vez más clara y esperanzadora de quién es. Es decir, que su sentido de sí mismo, separado de su cuidador, emerge de manera saludable.

Las relaciones, con todas sus inevitables imperfecciones, pueden protegernos de los efectos dañinos del estrés

¿Por qué diríais que los altibajos de las relaciones son el secreto para construir intimidad, resiliencia y confianza?

PUBLICIDAD

Las discusiones sobre resiliencia a menudo tienen una cualidad de juicio, dando una impresión de que es un rasgo que tienes, o no. Algunos sugieren que la resiliencia es algo que se le puede enseñar. Pero la resiliencia no es ni un rasgo con el que naces, ni uno que adquieres frente a un desastre. Más bien, la resiliencia surge en un proceso de desarrollo a medida que sobrevivimos a la interrupción y la pérdida. Se desarrolla en interacciones, momento a momento, en las relaciones a lo largo del tiempo, comenzando con el primer amor entre padres e hijos.

De manera similar, la intimidad se desarrolla a medida que navegamos por la discordia en las relaciones con las personas que amamos. Y cada vez que llegamos a reparar con éxito, desarrollamos una confianza fundamental en que cuando las cosas van mal, como es inevitable, podemos actuar en nuestro mundo para mejorarlo.

Pandemia, salud mental y relaciones familiares

Durante la pandemia, muchas familias se han enfrentado a pasar mucho tiempo juntas debido a los confinamientos y las restricciones. ¿Se puede aprovechar el valor de los conflictos y el desorden en estos momentos de incertidumbre?

Estar con nuestros seres queridos en espacios reducidos, o tener contacto con ellos solo a través de una pantalla es complicado. Sin embargo, esa misma dificultad puede servir como fuente de combustible. Las relaciones, con todas sus inevitables imperfecciones, pueden protegernos de los efectos dañinos del estrés. Si dejamos que ocurra la discordia, ganamos energía no solo para sobrevivir, sino para pasar a lo que venga después.

La intimidad se desarrolla a medida que navegamos por la discordia en las relaciones con las personas que amamos

Cuando podemos estar en un momento difícil mientras nos aferramos al conocimiento de que en algún momento –mañana, la semana que viene, el año que viene– las cosas mejorarán, descubrimos la esperanza.

¿Cuáles son las dificultades más habituales que nos encontramos para gestionar la discordia como una oportunidad de crecimiento y cambio?

El miedo y la pérdida no integrada son dos obstáculos importantes. Un crítico de nuestro libro describió estar en una relación con una pareja abusiva. Claramente, si una persona en la relación está dañando a la otra, física o emocionalmente, se necesitan apoyos más intensivos para cada persona de la pareja.

Necesitamos permitirnos estar en los momentos de discordia en todas nuestras relaciones, sin apresurarnos a juzgar

Se está hablando de una epidemia de problemas de salud mental en muchos países. ¿Se le da la suficiente importancia?

La experiencia desorientadora de un período prolongado de “distanciamiento social” precipitó para muchos un tipo similar de profundo sufrimiento emocional, lo que llevó a lo que algunos llaman una “segunda pandemia” de enfermedad mental. La dramática privación del compromiso social puso de relieve el papel de las relaciones en nuestra salud emocional. Un posible lado positivo sería reconocer que la “atención de la salud mental” implica mucho más que un diagnóstico y una pastilla. Implica la inmersión en una gran cantidad de relaciones con la oportunidad de superar el desajuste para repararlo.

¿Qué recomendaciones podríais dar para lograr el bienestar emocional?

Todos debemos ser más indulgentes con nosotros mismos y tolerantes con las diferencias en los demás. Necesitamos permitirnos estar en los momentos de discordia en todas nuestras relaciones; sin apresurarnos a juzgar, y aceptando que todos cometeremos errores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD