PUBLICIDAD

Sonia García Barbera

Psicóloga, sexóloga, terapeuta de parejas, educadora sexual y autora de ‘Los enemigos del sexo’
Disfrutar con naturalidad y sin prejuicios debería ser la máxima del sexo, pero existen ‘enemigos’ que pueden impedirlo. La sexóloga y terapeuta de pareja Sonia García Barbera da las claves para acabar con el tedio en la cama.
Entrevista a Sonia García Barbera
“Tres claves para sacar al aburrimiento de la cama son introducir cambios en los encuentros sexuales, ser personas creativas eróticamente hablando y jugar con el factor sorpresa”
Escrito por: Natalia Castejón

12/09/2019

Dar rienda suelta a nuestro potencial erótico no siempre es fácil; miedos, inseguridades, o falsas creencias sobre el sexo, son algunas de las barreras que pueden interponerse en el camino hacia esa meta. Para saber cómo derribarlas hemos hablado con Sonia García Barbera, psicóloga, sexóloga, terapeuta de pareja, educadora sexual, presentadora del programa de radio online La Zona PsicoSexual y autora de Los enemigos del sexo: una guía práctica para eliminarlos de tu vida (Letrame, 2019), que afirma que existe un gran secretismo y numerosos mitos en torno al sexo, que impiden que se disfrute de manera plena, lo que atribuye a una falta de educación sexual. Y es que quizás, aunque nos cueste reconocerlo, no sepamos tanto de sexualidad como pensábamos. Para aclarar las dudas sobre qué es lo que nos impide gozar más de los encuentros íntimos y solucionarlo, Sonia García explica cómo abrir la puerta a un mundo de sexo satisfactorio vivido desde la naturalidad y sin prejuicios.

Los enemigos del sexo

¿Por qué escribiste tu libro 'Los enemigos del sexo', y a quién está enfocado?

En mi consulta clínica de psicología, sexología y terapia de pareja compruebo a diario cómo las dificultades a nivel sexual afectan a la persona, repercutiendo en otras áreas de su vida más allá de la sexualidad, y haciéndola infeliz. Por ello decidí escribir este libro a modo de guía sexual que sirva para entender todos aquellos aspectos que repercuten en nuestra sexualidad, y enseñe cómo hacer frente a las diferentes dificultades que pueden presentarse en este ámbito. Se lo recomiendo tanto a mis pacientes, como a cualquier persona interesada en mejorar y llevar las riendas de su vida sexual.

En tu experiencia como psicóloga, sexóloga, terapeuta de parejas y educadora sexual, ¿cuáles son los enemigos del sexo que más se repiten y los mitos más extendidos?

El mayor enemigo es la falta de educación sexual y lo que conlleva: mitos, ideas erróneas, miedos, culpa, vergüenza y ansiedad, todo ello asociado al sexo. En el libro hablo precisamente de los problemas que más me encuentro en consulta, y la educación sexual repercute de una u otra forma en todos ellos.

Las dificultades a nivel sexual afectan a la persona, repercutiendo en otras áreas de su vida más allá de la sexualidad, y haciéndola infeliz

Los mitos que más presentes están y más daño hacen son los que tienen que ver con la definición del sexo y a qué se llama sexo. Entender que en una relación íntima solo hay sexo si hay penetración, es un mito frecuentemente extendido, y otro de los que provoca mucho sufrimiento es pensar que el deseo sexual es algo que aparece por arte de magia sin hacer el mínimo esfuerzo, y que los hombres tienen sí o sí más que las mujeres, simplemente por su condición biológica masculina. Evidentemente, se trata de ideas erróneas, puesto que el deseo sexual está en el cerebro, independientemente de los genitales que se tengan.

A día de hoy todavía siguen existiendo muchos tabúes en torno al sexo, ¿por qué crees que nos da vergüenza hablar o indagar sobre este tema?

A día de hoy en muchos hogares el sexo sigue siendo un tema tabú y se hacen silencios incómodos o se cambia de canal cuando aparece una escena subida de tono en la televisión, o se ignora el tema de la sexualidad cuando alguien hace un comentario al respecto. La falta de educación sexual hace que todavía muchas personas consideren que de este tema no se habla. Es más, en las mujeres está incluso peor visto, porque nos han criado en la creencia de que “las señoritas no tienen que hablar de esas cosas”, mientras que en el caso de los hombres está bastante más normalizado.

Porno y educación sexual

Hablas mucho de la educación sobre el sexo, pero a veces se confunde con alentar a los más jóvenes a practicarlo. ¿Crees que este es uno de los motivos por los que falta educación sexual?

Efectivamente; creer que recibir educación sexual en el colegio es sinónimo de que te enseñen a masturbarte, y que este tipo de formación consiste solo en hablar de mantener relaciones sexuales con penetración es una prueba más de lo necesaria que es la educación sexual en este país.

Otra de las cosas que suele dar reparo es conocer el olor o el sabor de los propios genitales. ¿Qué nos puede aportar este conocimiento íntimo?

Conocer nuestros genitales nos ayuda a ser más conscientes de nuestro cuerpo, no solo para poder disfrutar más de él y con él eróticamente hablando, sino que ese autoconocimiento nos permite darnos cuenta con mayor facilidad de cuándo se presenta un problema a nivel genital como, por ejemplo, detectar un cambio en el olor de la vagina y del flujo vaginal, o una erupción o una verruga en la zona de los genitales.

El porno ha estado dirigido fundamentalmente al público masculino, fomentando la idea de 'mujer objeto' en el sexo

El consumo de pornografía está en aumento, especialmente en jóvenes que muchas veces aprenden así lo que es el sexo. ¿Qué problemas acarrea pensar que esa ficción es lo que se van a encontrar en la vida real?

Cuando los jóvenes –y no tan jóvenes– toman como referencia sexual lo que ven en el porno asumen como real todo lo que en verdad es ficción. Se generan pensamientos y conceptos erróneos sobre lo que es el sexo, con sus correspondientes frustraciones al no conseguir hacer o sentir lo que ven en las escenas pornográficas. Además, no podemos dejar de comentar que el porno ha estado dirigido fundamentalmente al público masculino, fomentando la idea de 'mujer objeto' en el sexo. Y todo esto sin una educación sexual adecuada y de calidad se convierte en una bomba de relojería.

Autoestima y asertividad para disfrutar del sexo plenamente

En tu libro hablas de la importancia de la autoestima sexual en la intimidad, ¿de qué se trata?

La autoestima sexual trata de la valoración que hace cada persona de sí misma con respecto a su sexualidad teniendo en cuenta sus pensamientos, creencias, experiencias y expectativas sobre el sexo, y repercutiendo a su vez en la calidad de la autoestima general. Sería la valoración de cómo me veo en los momentos íntimos, y cómo me hace sentir.

Pareja en actitud sexual

¿Cuáles son los factores que pueden influir de manera negativa en dicha autoestima, y cómo podemos evitarlos?

En la autoestima sexual repercute negativamente sobre todo la presencia de mitos e ideas erróneas sobre el sexo, así como una concepción negativa de la desnudez, la culpa asociada al sexo, y las presiones sobre el rendimiento sexual.

El deseo sexual está en el cerebro, independientemente de los genitales que se tengan

La recomendación es hacer una valoración de la autoestima general y de la autoestima sexual en concreto, desglosando de qué se compone para poder trabajar aquello que la esté afectando negativamente, y reforzar lo que aparece en positivo. En el capítulo de la autoestima sexual facilito un esquema con una serie de preguntas a modo de screening, que sirven para que cada persona haga una valoración de su autoestima y adopte las medidas necesarias para mejorarla. Si hay dificultades, sin duda la solución para los problemas de autoestima es buscar ayuda profesional.

Afirmas también que la asertividad sexual es clave para disfrutar de las relaciones sexuales. ¿Qué es y por qué algunas personas tienen un déficit en esta capacidad?

Hablamos de asertividad sexual para referirnos a la capacidad de pedir lo que queremos en la cama, y rechazar lo que no nos apetece o nos desagrada. Hay muchas personas que son incapaces de pedir lo que desean y decir no a lo que no les apetece porque, por un lado, se nos educa en la complaciencia y, por otro, nos invaden pensamientos y miedos como “mi novio me va a dejar si le digo que no quiero acostarme con él”, “tengo que cumplir”, o “qué va a pensar de mí si le digo que quiero probar esto en la cama”.

En la autoestima sexual repercuten negativamente los falsos mitos, una concepción negativa de la desnudez, la culpa, y las presiones sobre el rendimiento sexual

La mayor consecuencia de todo esto es una insatisfacción personal y sexual. Por ello hay que ponerle solución, y lo primero para conseguirlo es identificar el estilo comunicativo que se tiene entre la pareja, si es pasivo, asertivo o agresivo, y en base a eso fomentar las conductas asertivas en la vida en general, y en lo que a nuestra sexualidad se refiere en particular. Acudir a terapia es una opción muy saludable también.

La vergüenza, la desnudez y la autoexigencia nos limitan a la hora de disfrutar del sexo. ¿Cómo podemos evitarlo?

La mejor manera de disfrutar el sexo sin estas limitaciones es evaluando nuestro sistema de creencias y combatiéndolo con información positiva, adecuada y de calidad, que es lo que nos permite deshacernos de todos los miedos y preocupaciones asociados a la vergüenza, la desnudez y la autoexigencia en los momentos íntimos.

La monotonía y el aburrimiento son dos de los grandes enemigos del sexo. ¿Qué debemos hacer para sacarlos de nuestra cama?

Os sorprendería la cantidad de relaciones que se rompen debido al aburrimiento y la monotonía en la cama. Esto nada tiene que ver con la rutina. La rutina nos da estabilidad y seguridad, mientras que el aburrimiento y la monotonía nos provocan hastío y cansancio emocional. Tres de las claves para sacar al aburrimiento de la cama son introducir cambios en los encuentros sexuales, ser personas creativas eróticamente hablando y jugar con el factor sorpresa.

La rutina nos da estabilidad y seguridad, mientras que el aburrimiento y la monotonía nos provocan hastío y cansancio emocional

Estos tres ingredientes ayudan a no caer en la monotonía sexual y a salir de ella. Y, por supuesto, leer Los enemigos del sexo contribuirá a que no solo salga el aburrimiento de la cama, sino también todo aquello que perjudica a la vida sexual y nos hace infelices sexualmente hablando.

">

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD