PUBLICIDAD

La forma más conocida de meningitis, por su intensa gravedad, es la de causa bacteriana. Pero hay otro tipo de infecciones que también pueden llegar hasta el sistema nervioso y producir meningitis. De esta forma, otras posibles causas de meningitis son las infecciones de origen vírico (producidas por virus), que son las más habituales y más benignas; y las de origen fúngico (provocadas por hongos como la candida o el cryptococcus, y que son mucho más infrecuentes).

Existen otros tipos de meningitis que son de causa no infecciosa; es decir, no son microorganismos los que originan la inflamación, sino ciertas enfermedades, tumores, parásitos, o reacciones a fármacos que no suelen encontrarse en el líquido cefalorraquídeo. Este grupo de meningitis es muy raro, y mucho menos importante que el de tipo infeccioso.

Las meningitis de origen vírico, las más habituales, se deben en su mayoría a enterovirus (causantes de infecciones intestinales), aunque también puede darse por los virus del herpes, el VIH, las paperas, o incluso el virus del Nilo Occidental. Muchas personas tienen meningitis viral en el trascurso de su vida y no son conscientes de ello.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD