En la actualidad muchos de los niños se encuentran vacunados contra la mayoría de las bacterias productoras de meningitis.

De esta forma, existen vacunas contra el neumococo, el meningococo y el Haemophilus influenzae. Sin embargo, la vacuna del meningococo no es totalmente eficaz, porque no cubre todas las cepas de la bacteria causante de meningitis.

En la meningitis meningocócica se debe dar tratamiento antibiótico a las personas que estuvieron en estrecho contacto con el paciente: la familia y personal sanitario expuesto, los compañeros de guardería o escuela más cercanos (según la edad del paciente).

En caso de producirse un brote por un tipo de meningococo para el que existe vacuna, también se recomienda la vacunación a las personas que hayan tenido un contacto estrecho con el enfermo y que no estén correctamente vacunadas.

También se tratará con un antibiótico a la familia y a los compañeros de guardería de los pacientes afectados por meningitis originada por Haemophilus influenzae.

Creado: 30 de julio de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD