Desarrollan una vacuna contra el asma grave eficaz en ratones

Una nueva vacuna que induce la producción continuada de anticuerpos específicos contra citoquinas implicadas en el asma inflamatoria logra neutralizar su actividad a largo plazo y reducir los síntomas del asma en ratones.
Escrito por: Eva Salabert

18/05/2021

Vacuna eficaz frente al asma grave

El asma es una patología crónica que padecen alrededor de 340 millones de personas. El asma alérgica provoca la inflamación de los bronquios, y la exposición a los alérgenos, como los ácaros del polvo o el polen, origina la producción de anticuerpos denominados inmunoglobulina E (IgE) y citoquinas tipo 2 –como interleucina-4 (IL-4) e IL-13– en las vías respiratorias, lo que desencadena una serie de reacciones que conducen a una hiperreactividad del tracto respiratorio, una excesiva producción de moco y eosinofilia o exceso de eosinófilos –un tipo de glóbulo blanco– en las vías respiratorias.

En el tratamiento del asma se emplean corticosteroides inhalados, pero no son suficientemente eficaces para controlar el asma grave, y en este caso los pacientes deben someterse a una terapia con anticuerpos monoclonales terapéuticos que se dirijan a IgE o a las rutas de IL-4 e IL-13, y esto puede suponer que necesiten recibir inyecciones durante prolongados periodos de tiempo, o incluso durante toda su vida.

Seis semanas después de recibir la primera inyección de la vacuna contra el asma, el 90% de los ratones presentaba elevados niveles de anticuerpos

Una nueva vacuna conjugada denominada kinoide desarrollada por científicos de Inserm liderados por Laurent Reber (Infinity, Toulouse) y Pierre Bruhns (Humoral Immunity, Institut Pasteur, París) y la compañía francesa NEOVACS podría inducir una protección contra el asma alérgica a largo, disminuyendo la gravedad de sus síntomas, y mejorando significativamente la calidad de vida de los afectados.

Anticuerpos contra el asma un año después de la vacunación

Los investigadores crearon la vacuna acoplando las citoquinas recombinantes IL-4 e IL-13 con una proteína transportadora llamada CRM197 (una forma no patógena de la toxina diftérica, que se usa en muchas vacunas conjugadas) y la probaron en modelos animales (ratones). Los resultados del estudio, que se han publicado en Nature, mostraron que el fármaco inducía una producción mantenida de anticuerpos específicamente dirigidos contra IL-4 e IL-13.

La protección de la vacuna se mantenía a largo plazo, ya que comprobaron que seis semanas después de recibir la primera inyección de la misma, el 90% de los roedores presentaba elevados niveles de anticuerpos, e incluso un año después, el 60% de los animales todavía tenían anticuerpos con la capacidad de neutralizar la actividad de IL-4 e IL-13. Además, no se detectaron efectos adversos.

Otro hallazgo importante de la investigación fue que la vacuna también tuvo un efecto sobre los síntomas del asma, ya que redujo significativamente los niveles de IgE, la eosinofilia, la producción de moco y la hiperreactividad de las vías respiratorias en un modelo de asma alérgica a los ácaros del polvo. Esto significa que el fármaco resulta eficaz tanto a nivel profiláctico para prevenir la aparición de los síntomas, como terapéutico, para reducir su intensidad. Ahora el objetivo de los investigadores es confirmar los resultados en un ensayo clínico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD