Una vacuna induce una respuesta inmune duradera frente al melanoma

NeoVax es una vacuna oncológica personalizada que sigue siendo eficaz cuatro años después de su administración en pacientes con melanoma, según un estudio que muestra su capacidad para eliminar células cancerosas sin dañar las sanas.
Escrito por: Eva Salabert

22/01/2021

Melanoma: vacuna con efecto duradero

Una vacuna personalizada para combatir el cáncer ha demostrado su eficacia a largo plazo en pacientes con melanoma (un agresivo tumor de la piel), ya que al cabo de cuatro años de haberla recibido la respuesta inmunológica inducida por el fármaco todavía era robusta y seguía siendo capaz de mantener bajo control a las células cancerosas, según los resultados de un estudio realizado por científicos del Instituto de Cáncer Dana-Farber, el Hospital Brigham and Women's y el Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard, y que ha sido publicado en Nature Medicine.

La vacuna se denomina NeoVax, y se dirige a proteínas específicas de las células cancerosas de cada paciente. Según pudieron comprobar los investigadores cuatro años después de administrar el medicamento a los pacientes las células de su sistema inmune no solo permanecían activas contra las células tumorales que tienen esas proteínas distintivas, sino que también se habían extendido a otras proteínas presentes en las células cancerosas de dichos pacientes.

“Una vacuna de neoantígenos personal puede estimular una respuesta inmune duradera en pacientes con melanoma”

La Dra. Catherine J. Wu, del Dana-Farber, Brigham and Women's Hospital (BWH) y el Broad Institute y codirectora del trabajo, ha declarado que sus hallazgos “demuestran que una vacuna de neoantígenos personal puede estimular una respuesta inmune duradera en pacientes con melanoma”. Según afirma la experta encontraron “evidencia de que la respuesta inmune inicial dirigida se ha ampliado a lo largo de los años para brindar a los pacientes una protección continua contra la enfermedad”.

NeoVax induce al sistema inmune a atacar células de melanoma

 

NeoVax está elaborada con fragmentos de proteínas, conocidos como epítopos, que actúan como señales para el sistema inmune. Los epítopos de NeoVax proceden de neoantígenos, que son proteínas anormales que se encuentran en las células cancerosas e indican que deben ser destruidas. Como los neoantígenos solo se encuentran en las células tumorales, la respuesta inmunitaria que desencadenan no daña a las células sanas.

Los epítopos constituyen objetivos de las células T, que encabezan el ataque del sistema inmune contra el melanoma, y cuando se trata con NeoVax a un paciente los epítopos actúan provocando una respuesta inmunológica contra cualquier célula tumoral que los presente.

Al cabo de cuatro años “las células T continuaron apuntando específicamente a las células de melanoma”

En la investigación participaron ocho pacientes a los que se había realizado una cirugía por melanoma avanzado, y que se consideraba que tenían muchas probabilidades de que este cáncer de piel recidivara. Se les administró NeoVax una mediana de 18 semanas tras la intervención quirúrgica en el marco de un ensayo clínico de fase 1.

Una mediana de cuatro años después de haber sido tratados con NeoVax, todos los pacientes vivían, y en seis no se observaban signos de enfermedad activa. Cuando los investigadores analizaron las células T de los pacientes comprobaron que estas células no solo recordaban sus epítopos diana iniciales, sino que habían ampliado su repertorio y ahora también podían reconocer otros epítopos asociados con el melanoma.

Patrick A. Ott, MD, PhD, de Dana-Farber, Brigham and Women's Hospital (BWH) y el Broad Institute, que ha codirigido el estudio junto a Wu, ha explicado que “las células T continuaron apuntando específicamente a las células de melanoma y conservaron una memoria de los epítopos a los que respondieron inicialmente. Las células T se activaron para matar células tumorales y, de manera crítica, se habían diversificado para atacar epítopos de melanoma no incluidos en la vacuna original”.

El investigador concluye que “la persistencia y expansión a largo plazo de las células T dirigidas al melanoma es una fuerte indicación de que las vacunas de péptidos neoantígenos personalizadas pueden ayudar a controlar los tumores metastásicos, particularmente cuando se combinan con la inhibición del punto de control inmunológico”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD